suscríbete al boletín diario

Nacional

Ley de Inclusión Laboral: El desafío de contratar por competencias y no por gradualidad

Pese a ser una iniciativa celebrada por algunas organizaciones de la sociedad civil, Matías Poblete, Presidente de la Fundación Chilena para la Discapacidad, aseguró que “aún nos falta para ser un país más inclusivo”. Mientras Sebastián López, Chief psychology officer (CPO) de Nawaiam apuntó al incentivo de beneficios tributarios para potenciar estas mejoras a la normativa.


 Por Benjamín Ahumada

Inclusividad

Los cambios que se generaron en la Ley de Inclusión Laboral en Chile serán un reto para el empresariado y principalmente para los distintos departamentos de Recursos Humanos a nivel nacional, ya que estos promueven no sólo mayor contratación de personas en situación de discapacidad, sino también la capacitación de trabajadores para que puedan seleccionar y reclutar a trabajadores bajo esta condición de manera más adecuada.

En este último punto, Sebastián López, CPO de Nawaiam comentó la importancia de cumplir con la nueva normativa, en el sentido de que “romper con paradigmas, mitos y prejuicios no es tarea sencilla, más aún cuando mucha gente ve todavía a estos grupos como personas sujetas a asistencia y no a derechos”.

“Toda persona posee un talento y la discapacidad no tiene por qué ser una barrera para poder desarrollarse a nivel profesional o redescubrir nuevas habilidades”, remarcó, aunque aún así fue escéptico al plantear que no es necesario generar una ley de este tipo.

“Buscar cupos mínimos de contratación para personas con discapacidad como imposición legal no alcanza, se debiera trabajar fuertemente en generar programas de comunicación integral e inclusiva y establecer incentivos lo suficientemente atractivos para empresas en temas tributarios o de otro tipo que fomenten la mirada inclusiva no sólo como un beneficio sino también como una forma de construir organizaciones más colaborativas e inclusivas”, apuntó.

Por su parte, el presidente de Fundación Chilena para la Discapacidad indicó la importancia de que las empresas logren contratar a personas con limitaciones, no por grado, sino por competencias. “Hoy en día, las empresas contratan según el grado de discapacidad y no por competencias, lo que genera que personas que por ejemplo están en silla de ruedas, tengan ceguera total o sordera, no necesariamente sean consideradas pese a sus competencias”, complementó.

“Este fenómeno también se produce por la falta de infraestructura física o incluso la falta de tecnología necesaria para tener a estas personas, es por eso que creo que una buena motivación para las empresas sería algún beneficio tributario, y con esto quieran invertir lo necesario a fin de tener a estas personas en sus empresas”, recomendó.

En ese sentido, Sebastián López, quien está involucrado en selección de personal, destacó la importancia de la inclusión y de la nueva normativa ya que “quien sea que tome esta difícil y desafiante misión, tendrá que construir puentes que incentiven la empatía dentro de las organizaciones, lo cual es fundamental para lograr una verdadera inclusión”.

Ambos expertos llegaron a la conclusión de que este cambio en la ley es positivo porque puede generar un cambio que a futuro es positivo, aunque destacaron que lo principal es mantener motivado al gremio empresarial, lo que se cumpliría con beneficios tributarios y, por otro lado, ven positivo el posible cambio de mentalidad para que finalmente no sólo se logren cumplir cuotas, sino que se pueda contratar por competencias.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
inclusividadleypersonas con capacidades físicas distinas

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes