lee nuestro papel digital

Medio Ambiente

Parcelas de agrado: Los efectos de la subdivisión de predios según experto en medioambiente

La holgura de la ley a la hora de permitir subdivisiones prediales ha hecho que ambientes naturales se conviertan en áreas habitadas, al cambiar el uso de los suelos.


 Por Jorge Guzmán B.

pm 1 2809
Cuando las personas realizan la mayor parte de sus labores en los centros urbanos y utilizan viviendas en zonas rurales para dormir, se generan también problemas de transporte en las rutas.

Un académico experto en Educación Ambiental analizó los cambios que traen las parcelas de agrado en el país, indicando que el fenómeno demográfico altera el entorno donde se emplazan estas divisiones, generando problemas relacionados a la disponibilidad de agua, conectividad, contaminación y al movimiento de basura, situación que podría obligar a deshacer las subdivisiones a futuro para poder contar con hectáreas productivas agrícolas.

El especialista en Educación Ambiental, Juan Macaya Miranda, dijo en conversación con diario La Tribuna que “la subdivisión predial se diferencia de la división de estos. Una es la subdivisión de una propiedad, donde se segrega una parte del todo y se designan normalmente como lotes, manteniendo la reserva de la propiedad matriz”. “Lo que nace como segregación consiste en la subdivisión de este predio. Cuando se ve la posibilidad de mantener la condición agrícola de un suelo, la ley señala que subdividir a media hectárea es el límite mínimo permitido”, explicó el educador. De acuerdo al académico “esta permisividad de la ley ha llevado a que un predio completo se subdivida, convirtiendo lo que era un ambiente natural en un área habitada, al cambiar el uso de suelo para estos fines o fines recreativos”.

CAMBIO EN LA DENSIDAD POBLACIONAL GENERA CAMBIOS EN EL CAMPO

“La parcela de agrado tiene más bien fines habitacionales o recreativos que productivos, perdiendo suelo agrícola sin un cambio de uso de suelo, ¿pero qué pasa en lugares donde había un sistema agrícola equilibrado donde compartía la flora y la fauna?”, cuestionó el académico. Macaya Miranda consideró que “al intervenir y subdividir el suelo se genera una ciudadela dentro del área rural, que nos hace pensar que parte de la población se está trasladando a esa área durante la tarde, a dormir”. “La ciudad se transforma en el área de mayor actividad durante el día y esto trae no solamente alteraciones al ecosistema en el caso de la flora y de la fauna, sino que también problemas de tipo social, de conectividad, de contaminación, escasez de agua, movimiento de basura y una serie de problemas que sobrecargan a la población y a las municipalidades”, analizó el especialista en Educación Ambiental.

El académico agregó que “cuando vemos que la gente utiliza el campo para dormir y alojar, volviendo a trabajar a la ciudad, nos encontramos con que los principales puntos de la ciudad se transforman en cuellos de botella, con tacos de kilómetros”. “Este fenómeno lo observé en el ambiente agrícola en el que me crie, donde veía las miles de aves silvestres que se desplazaban para dormir en las grandes montañas de Nahuelbuta y a la mañana siguiente volvían a hacer pastoreo en el valle central”, relató Juan Macaya Miranda. El experto en Educación Ambiental dijo que “cuando el hombre utiliza el ambiente natural como lugar de alojamiento y para dormir, igual va a la ciudad a realizar las actividades propias que se desarrollan en una ciudad creciente como Los Ángeles y muchas otras ciudades del centro-sur de Chile”.

BAJA PRODUCCIÓN PODRÍA RETROTRAER AVANCE INMOBILIARIO

Respecto a las experiencias internacionales de las que se tiene conocimiento a nivel internacional en localidades que han enfrentado el fenómeno, que diversos gremios han abordado desde que el Ministerio de Agricultura suspendiera las parcelaciones en el país, el Educador Ambiental dijo que “en países como España o Francia las tierras se dividieron a tal punto que se vieron en la obligación de revertir las subdivisiones para que volvieran a ser productivos”. “A la larga, por escasez de suelo nos podríamos ver en la obligación de hacer una reforma a la inversa, porque si estos mini-fundos no son productivos a nivel macro nos podríamos ver obligados a hacer esto productivo”, aventuró Macaya. Cabe mencionar que el Ministerio de Agricultura instruyó este año al SAG para que suspendiera todas las solicitudes de subdivisiones de predios rurales en que hubiese sospechas de que el suelo no sería destinado a uso agrícola, ganadero o forestal.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
impacto parcelaciones chileparcelas de agradoparcelas de agrado chile
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes