lee nuestro papel digital

Medio Ambiente

La tarea ante déficit hídrico: Guardar en tiempos de abundancia para enfrentar la escasez

Este es uno de los principios posibles de aplicar en la temporada de lluvias, por medio de la implementación de acumuladores de agua.


 Por Jorge Guzmán B.

am 1 2607
La correcta administración del recurso, al conocer la oferta y la demanda del mismo, permite tomar mejores decisiones para la cuenca, gracias a la participación de todos sus usuarios.

Voceros de gremios agrícolas, la Junta de Vigilancia del Río Biobío y un académico ambientalista reconocieron que las lluvias que han caído esta temporada han sido beneficiosas para la agricultura. No obstante, advirtieron que aún falta avanzar en infraestructura de acumulación de aguas, y generar y gestionar información para manejar la oferta y demanda del recurso a nivel regional y nacional.

El presidente de la Sociedad Agrícola de Biobío, José Miguel Stegmeier, consultado por diario La Tribuna sobre la materia, se refirió a las recientes precipitaciones que han caído en la región, que llevaba un año pasado marcado por un déficit hídrico que contrastó incluso con periodos anteriores, donde la pluviometría fue cada vez menor.

Señaló que “en lo general estamos muy contentos por tener en lo que va del año, registros prácticamente normales en cuanto a precipitaciones de lluvia y nivales”. A pesar de lo anterior, el dirigente indicó que quienes trabajan en la producción de predios de la zona esperaban “hace años condiciones como estas, sobre todo lo de las copiosas nevadas en la cordillera, ya que eso nos permite tener esperanzas en una temporada de riego sin mayores problemas”.

“En cuanto al efecto sobre los huertos y cultivos, salvo retrasos menores de algunas siembras y efectos también menores sobre el manejo del ganado, durante el invierno las lluvias no representan mayores problemas”, agregó el vocero de Socabio.

POTENCIAR INFRAESTRUCTURA DE APROVECHAMIENTO HÍDRICO

En tanto, el presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura, Cristián Allendes, ya había abordado el déficit hídrico que no afecta solamente a la región del Biobío, sino que a todo el país.

El vocero de la SNA llamó, en un discurso, a que el país trabaje en “una estrategia hídrica de primer nivel, que priorice el consumo humano y la generación de alimentos para el mercado interno y externo”.

El dirigente dijo también que las políticas de inversión debían reenfocarse, “priorizando el tema hídrico por sobre los caminos y los puentes que son importantes, pero que pueden esperar. El agua y los alimentos no pueden esperar más”.   

Asimismo, voceros de la Junta de Vigilancia del Río Biobío se refirieron al estado ambiental de la región. La formación del órgano regulador del uso del recurso se dio, en palabras de su presidente, Juan Vallejos, “después de venir de muchos años de sequía, con un año tan seco como lo fue el año pasado y gracias al manejo que hicimos del agua, haber podido tener un embalse Ralco prácticamente lleno durante gran parte de la temporada y haber tenido los caudales disponibles para satisfacer todas las necesidades que hay en una cuenca, dando especial relevancia tanto al consumo humano, como al riego y al uso hidroeléctrico, es una felicidad para esta organización”.

De igual manera, el gerente de la Junta de Vigilancia del Río Biobío, Rafael Pérez, rescató en conversación con diario La Tribuna, que “gestionar los datos, conocer la oferta y la demanda del recurso hídrico nos permitirá tomar las mejores decisiones en relación a la cuenca. Prueba de ello está en el convenio de operación firmado anterior a mi llegada, donde la central Ralco aseguró el consumo humano del recurso”.

APROVECHAR MEJOR EL RECURSO

Por su parte, el profesor de biología y especialista en Educación Ambiental, Juan Macaya, mencionó que “la relativa abundancia de lluvias que se ha presentado este invierno requiere guardar en tiempos de abundancia para los tiempos de escasez, que es un principio posible de aplicar en la temporada de lluvias. En los sectores campesinos del sector de secano interior es posible establecer acumuladores de agua que permitan prolongar esta mayor abundancia hasta los meses de octubre, noviembre y diciembre”, explicó el profesional.

Uno de los métodos para acumular y aprovechar las aguas lluvia que el educador rescató para la acumulación del recurso hídrico fue utilizar el agua que cae en “los techos, que se lavan después de las primeras lluvias. Posteriormente es posible conectar directamente las caídas de agua a un estanque de 500 o 1000 litros cúbicos. Dicho método requiere del aporte del Instituto de Desarrollo Agropecuario, de las municipalidades o de algún organismo que vea esos temas”. El especialista en Educación Ambiental explicó que “la impermeabilización de estos cursos afecta a vegetación y fauna nativa en general. Además, se pierde la fertilidad original del suelo aledaño. Si bien se da un mejor aprovechamiento del agua por parte del destinatario, por otra parte está el impedimento de mantener la biodiversidad en el área que produce la impermeabilización”.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
acumuladores de aguajunta de vigilancia del rio biobiorio biobiosnasocabiosociedad nacional de agricultura
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes