lee nuestro papel digital

Medio Ambiente

Junta de Vigilancia del río Biobío potenciará el diálogo para enfrentar desafíos en el cuidado del agua

Desde la organización valoraron a las personas que la integran y a quienes la encabezan, destacando que se enfocarán en solucionar los problemas transversalmente, sentados con todos los actores.


 Por Jorge Guzmán B.

am 2 1107
Los múltiples usos que se le da al agua de la cuenca implica coordinar la gestión de esta de la mejor manera posible, en una mesa de diálogo donde todos los actores conversen con el foco en el bien común.

Voceros del directorio de la Junta de Vigilancia del río Biobío destacaron que luego de la formación de este órgano y de su equipo profesional, esperan armonizar el uso del agua por parte de los distintos usuarios del recurso en la región. Esto, a través de instancias de diálogo y ordenamiento de los interesados por utilizar el agua, tanto para consumo humano, como también para riego agrícola y generación de energía.

En este sentido, el presidente de la Junta de Vigilancia del río Biobío, Juan Vallejos, explicó a diario La Tribuna que “la valoración de parte del directorio es muy buena, estamos muy contentos con cómo se produjo el proceso de formación, que fue voluntario y abarcó a todos los usuarios de la cuenca, que tomamos la responsabilidad de gestionar las aguas tanto superficiales como subterráneas”.

Sostuvo que “realizar y poner en marcha esta empresa, en estas dimensiones que son poco habituales, nos deja muy contentos. De hecho, no hay otra organización así en el país y tenemos aspiraciones muy altas”. Acto seguido, valoró la contratación de profesionales, “el gerente y el ingeniero que están empezando a trabajar con este desafío, que es muy grande, y se está centrando en apoyar a las asociaciones de usuarios”.

ORGANIZAR USOS DEL AGUA

Juan Vallejos explicó que desde la junta de vigilancia “hemos tomado la responsabilidad de regularizar los derechos de aprovechamiento de los regantes de las organizaciones de usuarios que hay en la cuenca, con un abogado, y queremos asumir la responsabilidad que nos entrega el Código de Aguas en la última modificación”.

Dicho cambio entrega la facultad a las juntas de vigilancia de regularizar y perfeccionar los derechos de aprovechamiento, de manera que estén debidamente registrados. Por ello, esperan que “la armonía que se ha dado al interior de la Junta de Vigilancia siga siendo la misma que hemos tenido hasta el minuto. Hay que recordar que la Junta de Vigilancia hizo un convenio de operación con la empresa Enel para la operación del embalse Ralco, y gracias a ésta, no tuvimos ningún tipo de restricción en el caudal para ninguno de los usos en la cuenca en el año más seco que se ha registrado en la historia”.

Lo anterior lo reforzó señalando que “después de venir de muchos años de sequía, con un año tan seco como lo fue el año pasado y gracias al manejo que hicimos del agua, haber podido tener un embalse Ralco prácticamente lleno durante gran parte de la temporada, haber tenido los caudales disponibles para satisfacer todas las necesidades que hay en una cuenca, dando especial relevancia tanto al consumo humano, como al riego y al uso hidroeléctrico, es una felicidad para esta organización”.

COORDINACIÓN CON TODOS LOS USUARIOS

Por su parte, el gerente de la Junta de Vigilancia del río Biobío, Rafael Pérez, indicó que el cargo que pasó a ocupar “es un tremendo desafío. De hecho, cuando apareció el llamado para postular a la gerencia no lo pensé dos veces. Las implicancias que tiene una junta de vigilancia a nivel de cuenca va a trascender a todos los usuarios”.

Añadió que una de las primeras cosas que pretende abordar con el directorio es mantener el espíritu detrás de la formación de la Junta de Vigilancia, con “los distintos requerimientos de parte de la autoridad y la visión de los directores respecto a esta Junta de Vigilancia. Tenemos un lujo de directorio, con personas muy capacitadas, mucho conocimiento y muchos deseos de hacer cosas que sean transversales para la cuenca, donde sin duda cada uno vela por sus intereses propios, pero sentados a una mesa donde prima el bien común”.

El gerente dijo que “gestionar los datos, conocer la oferta y la demanda del recurso hídrico nos permitirá tomar las mejores decisiones en relación a la cuenca. Prueba de ello está en el convenio de operación firmado anterior a mi llegada, donde la central Ralco aseguró el consumo humano del recurso”.

A lo anterior, el presidente de la Junta de Vigilancia, Juan Vallejos, agregó que “existen múltiples actores dentro de la cuenca, todos con intereses muy distintos y todo eso tiene que compaginarse con la necesidad de suplir adecuadamente los requerimientos de la naturaleza. Cuando se enfrentan múltiples usos se requiere coordinarlos y realizar la gestión del agua de una forma inteligente, y la mejor manera de hacerlo es en una mesa donde todos conversemos”. El mismo vocero explicó que “tuvimos la suerte o la visión de formar esto antes de tener conflictos importantes. Tenemos una cuenca que nos permite suplir las necesidades de todos los usos y eso nos permite tener la mirada de la satisfacción de todas las necesidades, pero con un futuro incierto”.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
directorio junta de vigilancia rio biobiojunta de vigilancia del rio biobiojuntas de vigilancia chilerio biobio
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes