lee nuestro papel digital

Ambiental

Ganadería se posiciona como una industria carbono-negativa en Chile

La tendencia mundial y nacional ha impulsado el consumo de este alimento, como fuente de proteína a la que han logrado acceder más personas gracias a un mayor poder adquisitivo.


 Por Jorge Guzmán B.

am 2 2601
Según gremios agrícolas, se debería impulsar el desarrollo ganadero en el país, de manera que los distintos actores que participan de él contribuyan a mejores condiciones ambientales.

Dirigentes gremiales agrícolas se refirieron al aporte de la actividad ganadera en la batalla contra el calentamiento global, gracias a los sistemas de alimentación utilizados mayoritariamente en Chile, que impulsan la producción de vegetación, no solamente permitiendo que el rubro sea carbono-neutral, sino que contribuya a que se capte carbono por parte de la actividad.  

El presidente de la Federación Gremial Nacional de Productores de Ganado Bovino (Fedecarne), Ignacio Besoain, explicó a Diario La Tribuna que “se ha creado una perspectiva con respecto a la producción ganadera, demonizando el proceso productivo, generando una imagen errada de lo que se hace en la producción ganadera, sobre todo en la chilena”. El dirigente gremial dijo que “si bien es innegable que los rumiantes son generadores de metano, el entorno en el que se da el proceso de producción ganadera también captura metano, las propias empastadas y los bosques son capturadores de metano, incluso hay estudios que avalan que la ganadería sea cercana al carbono neutral desde ese punto de vista”. Besoain dijo que “no se ha vaciado toda la información correcta para tener esta idea, porque el sistema productivo que históricamente se ha mantenido en nuestro país, en general sigue este sistema de pastoreo, que lleva a que tengamos estos capturadores de metano en nuestro entorno”.

IMPORTANCIA PARA EL MEDIOAMBIENTE

Desde Fedecarne, Ignacio Besoain dijo que “además, en el sistema de pastoreo también convivimos con árboles, con bosquetes, arbustos y pasto, que captan el metano producido por los animales y esto se ha mantenido siempre en nuestro país, a diferencia de otros donde se usan sistemas que eventualmente producen más metano que la capacidad del entorno de captarlo, cosa que en Chile no ocurre”. El presidente de la Federación Gremial Nacional de Productores de Ganado Bovino agregó que “los ganaderos como parte de la conciencia de este cambio climático, hemos tomado otras medidas que aporten a que nos acerquemos aún más a la carbono neutralidad en nuestro sistema productivo, cosa que otras industrias seguramente no pueden decir, porque son solo generadores de metano, mientras nosotros somos también capturadores de este gas”.

A pesar de lo anterior, Besoain reconoció que “ha habido una parte de los consumidores que ha cambiado su conducta, como gente que ha disminuido el consumo de algunos proteínas, porque consideran que con eso podrían disminuir la huella de carbono asociada a eso, pero la verdad es que la tendencia mundial, incluso en Chile, es que así como hay un segmento que por esa tendencia deja de comer carne, tenemos otro porcentaje aún mayor que está comenzando a comer la proteína que le brinda la carne bovina, cosa que se refleja, por ejemplo en China, que recién está comenzando a comer carne bovina”. Sin embargo, en el caso de Chile, el presidente de la Federación Gremial Nacional de Productores de Carne dijo que “es difícil saber si esta tendencia va a aumentar, y probablemente, en la medida que haya industrias que no se adapten y no se acomoden en todos los procesos productivos para mejorar los sistemas, probablemente esa tendencia irá en aumento, pero también crecerá el porcentaje de la población que, debido a su mayor poder adquisitivo, tendrá acceso a esta proteína, que antes no la tenía”.

ANÁLISIS DEL IMPACTO GANADERO

El presidente de la Sociedad Agrícola de Biobío, José Miguel Stegmeier, dijo a Diario La Tribuna que “cuando se analiza el eventual impacto de la ganadería en el medioambiente, fundamentalmente desde la perspectiva de las emisiones de metano, lamentablemente este análisis sólo se hace de manera vertical y no horizontal como debiera ser, ya que el ciclo productivo de la carne involucra también la producción de forrajes y praderas necesarias para la alimentación animal y en ese contexto, estos cultivos y praderas, por su rápido y voluminoso crecimiento, son grandes capturadores de carbono-metano, por lo tanto la emisión orgánica del animal se netea o anula en gran medida, con la captura de los vegetales destinados precisamente a su alimentación”.   Stegmeier agregó que “si además particularmente en el predio ganadero existen bosques y otros cultivos o huertos, el ecosistema predial permite que la captura de carbono sea incluso mayor a la natural emisión del ganado, en este sentido, se debe entender que la naturaleza, con sus propios equilibrios, permite la existencia de animales en el planeta y la relación de ingesta de alimentos de origen vegetal, sea en una vaca o en un elefante, está en este equilibrio, ya que si el animal es más productivo, lógicamente requiere mayor cantidad de alimentos”. Lejos de la posibilidad de reducir el consumo de carne, el presidente de Socabio dijo a Diario La Tribuna que “debiéramos generar políticas que propendan al desarrollo de la ganadería nacional y no limitar este importante potencial que tenemos, en que contribuyen las condiciones de nuestros campos, la capacidad y eficiencia de nuestros productores ganaderos e industria instalada y las excelentes condiciones sanitarias con que contamos como país libre de enfermedades y con un ambiente limpio y natural”.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
etiquetas
contaminacion ganaderiaganaderiaganaderia biobioganaderia chileganaderia los angelesganaderia y calentamiento globalganaderia y efecto invernadero
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes