lee nuestra edición impresa

Ambiental

Productor de cerezas relata cómo la sequía impactará en el corto y largo plazo

Si bien la próxima temporada podría no presentar problemas, las altas temperaturas y el estrés hídrico amenazan con alterar la calidad de la fruta.


 Por Jorge Guzmán B.

foto nota productor de cerezas
La escasez de agua podría obligar a algunos productores frutícolas del sector de Biobío a cambiar de plantaciones en el futuro, producto de sus efectos en los agricultores.

Peter Stengel es un agricultor de la zona de Yumbel. Lleva más de dos décadas dedicado a hacer crecer su producción y cuidando los árboles, sin embargo, el déficit hídrico que afecta a Biobío amenaza su permanencia en el rubro.  

El productor frutícola dijo a diario La Tribuna que “en los 21 años que llevo haciendo esto, nunca tuve que regar en invierno”. Este año, tuvo que hacerlo. 

Stengel trabaja en Fistur, empresa productora de cerezas y arándanos ubicada en la localidad de Yumbel, región del Biobío. Cuentan con “120 hectáreas de cerezas, de las que 85 están en plena etapa productiva”.  

El agricultor extrae aguas del río Claro. “Tenemos una estación de bombeo y llevamos el agua al fundo San Cristóbal”, donde tiene su plantación frutal. 

Según Peter Stengel, “no hemos tenido problemas de agua hasta el momento”. Pero de acuerdo con sus cálculos, “entre enero y febrero el río llegará a niveles críticos”. 

Lo anterior obligará al productor de cerezas y arándanos a “ser más eficiente, regar de noche y no regar de más por huerto”. 

UN FUTURO INCIERTO PARA LA FRUTA

El agricultor de Yumbel contó a diario La Tribuna que “posiblemente este año no tengamos problemas de producción, pero si en enero tenemos altas temperaturas y estrés hídrico, podríamos tener malformaciones en la fruta”. 

Estas malformaciones alteran la calidad del producto, lo que hace que algunas frutas no sean aptas para la exportación. Stengel explicó que “no hay manera de darse cuenta de esto”. 

AUMENTO EN LOS COSTOS DE PRODUCCIÓN GENERADOS POR LA SEQUÍA

Peter Stengel cuenta que producto de las altas temperaturas que se han registrado en la zona, los árboles que tiene “transpiran mucho, perdiendo agua”. 

Para evitar que esto suceda, debe aplicar una especie de polvo blanquecino que evita que el árbol se caliente. 

Esta inversión aumenta los costos de su producción, que ya han subido considerando “el aumento del precio de los contenedores y la inestabilidad del mercado chino, que ha puesto al sector de las cerezas en riesgo”. 

FORTALECIMIENTO DEL MERCADO PARA LOS QUE RESISTAN

La pérdida de recursos hídricos implica, en casos como el de Stengel, “dejar de regar cuarteles, lo que baja la productividad del huerto, o regar toda la superficie, perdiendo calidad en la fruta”.

En el caso del agricultor de Yumbel, “destino la poca agua que tengo para hacer una fruta premium y perder volumen de producción”. 

Según Stengel, el escenario llevará a que la industria baje su productividad “entre un 8% y un 12%, lo que es bueno para los agricultores que no se vean afectados por esto”. 

¿HASTA CUÁNDO PUEDE AGUANTAR EL CULTIVO?

Todo lo anterior lo hace vaticinar una temporada “que no será fácil. Si no se acumula nieve, no podremos regar nuestros huertos en las temporadas más secas”.

El problema es que ni siquiera con una próxima temporada con mejores condiciones climáticas sería fácil recuperarse de los estragos generados por el estrés que sufren las plantas. 

“El daño no es permanente, pero si este año las plantas están estresadas hídricamente, vas a tener que suplementar especialmente el árbol para que la calidad no baje”, contó Stengel a La Tribuna. 

Y los insumos para lograr esto han aumentado sus precios, no viéndose esto reflejado en el precio final que recibe el productor agrícola. 

“La cereza sigue siendo un buen negocio, el problema es que no sabemos hasta cuándo podremos producir”, dijo. 

Finalmente, hizo un llamado a todos los agricultores a “ser responsables y eficientes”, y a las autoridades “a invertir en infraestructura hídrica para que el agua no se pierda en el mar y seguir siendo la potencia agroalimentaria que somos el día de hoy”.       

FRASE DESTACADA

“El daño no es permanente, pero si este año las plantas están estresadas hídricamente, vas a tener que suplementar especialmente el árbol para que la calidad no baje”.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
etiquetas
Cerezascerezas los angelescerezas yumbelimpacto sequia biobioimpacto sequia chilesequiasequia biobiosequia cerezassequia frutalesYUMBEL

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes