lee nuestra edición impresa

Cultura

Vino pipeño posiciona a Biobío como una de las zonas productivas de la cepa

Si bien este mosto no es visto con los mejores ojos por los consumidores chilenos, la variedad es considerada atractiva para los mercados internacionales.


 Por Jorge Guzmán B.

foto nota pipeño
El mayor volumen de esta cepa se vende en septiembre, aunque hay un mercado internacional que este vino ha logrado captar gracias a las exportaciones.

Con la llegada de septiembre, los productores de vino pipeño se alistan para la época del año en la que más se consume esta cepa debido a las Fiestas Patrias. Se trata de la continuación de una historia arraigada en los sectores populares del Chile de antaño y que lleva a que se consuma hasta hoy en día.

Mauricio González, productor de vino de la Vitivinícola Yumbel Estación, establecida en la comuna santuario, se dedica a producir este mosto.

El ingeniero agrónomo administra esta empresa familiar con su esposa, Daniela Tapia. Desde su profesión, tomo la decisión de especializarse en enología, iniciando así su incursión en el mundo del vino.

“Comencé a trabajar en viñas en el norte y sentí la cercanía con el mundo del vino familiar, de personas que cultivan y hacen vino en su casa”, detalló.

NADIE ES PROFETA EN SU TIERRA

A pesar de ser una cepa considerada inferior en Chile, el viñatero aprendió que el pipeño es, a nivel mundial, “una bebida elaborada en el campo, para la gente del campo, que lo consume como vino de mesa todos los días”.

Y no solo esto, sino que “a pesar de ser mal visto aquí, es muy interesante para las personas de fuera de Chile”.

“Es un vino cien por ciento chileno, desde su origen”, contó Mauricio González en entrevista con diario La Tribuna.

“Desde la llegada de los españoles se comenzó a transportar en pipas, también hechas por gente local, en raulí, que es un árbol nativo”, agregó.

UN CONSUMO ESTACIONAL

Según el representante de Vitivinícola Yumbel Estación, algunos amigos productores de este vino “venden entre 100 mil a 200 mil litros de esta cepa entre agosto y septiembre”.

La mayor cantidad de esta producción se vendía en septiembre, con motivo de las Fiestas Patrias. “El terremoto ayudó mucho en la venta porque volvió al pipeño una bebida popular”, contó González. Y por lo mismo, no se imagina “cómo se está vendiendo este vino durante la pandemia”.

Lo anterior, por la poca capacidad del mercado chileno para absorber esta producción: “en Chile vendemos mil botellas”, contó Mauricio González.

IDENTIDAD DE LA REGIÓN

El sommelier francés establecido en Los Ángeles, Julien Hammon, contó a diario La Tribuna que el pipeño es una cepa “especialmente producida en Biobío e Itata”.

“Es un vino ligero que se deja tomar bien con asados, por ejemplo”, explicó Hammon. También los distintos vinos producidos dependerán, a pesar de ser iguales en su composición, de la madera en la que se añejen: “la barrica le dará el sabor”, explicó.

La uva hará variar el resultado final, pues “influye mucho en la calidad del vino”, dijo el experto. El pipeño se consume más por costumbre, “por mantener la tradición”, explicó Hammon. “Se daba comúnmente a los trabajadores y unió a los dueños de las viñas con ellos”. 

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
etiquetas
18 de septiembreFiestas patriaspipeño biobiopipeño los angelesseptiembreVinovino pipeño

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes