lee nuestro papel digital

Editorial

Transporte público y conectividad


 Por La Tribuna

De acuerdo al censo de población de 2017, más de 50 mil habitantes de la comuna de Los Ángeles viven en los sectores rurales. En términos absolutos, la capital provincial es la que tiene un mayor número de su población viviendo en las zonas campesinas, lo que la convierte en la que tiene mayor ruralidad en el país.

Y son los residentes en esas áreas – que han ido en aumento cada vez más por las ventas de parcelas de media hectárea – quienes se ven enfrentados a dos problemas: la falta de un buen sistema de transporte de pasajeros y de una conexión a internet que sea segura y estable.

La primera situación es una cuestión evidente, particularmente en los fines de semana, en que simplemente no hay buses para el traslado de los potenciales pasajeros. Otros están incluso peor porque ni siquiera cuentan con dicho servicio. La única opción es usar un automóvil particular que se suma a los miles que saturan las calles de la capital provincial.

En el caso de la conectividad, ni hablar. Hay lugares con muy mala cobertura y otros que simplemente no se puede conectar a internet debido a que las antenas de transmisión no están operativas.

Pero los problemas de la capital provincial no se remiten solo a las zonas rurales. También al transporte público en la ciudad que ya suma más de 170 mil habitantes y que, cada día, se enfrenta a los agudos problemas por la fuerte congestión vehicular, especialmente en las horas peak.

Sin embargo, el servicio de taxibuses y colectivos tampoco está a la altura de la capital provincial. Hay líneas que cierran sus recorridos a las horas o incluso antes, lo que provoca que los usuarios deban buscar alternativas para trasladarse. Básicamente, el sistema funciona bajo el concepto de oferta y demanda que significa que los prestadores solo operan cuando hay público que justifique el recorrido.

Esos temas llevó bajo el brazo el alcalde de Los Ángeles Esteban Krause al ministro de Trasportes y Telecomunicaciones, Juan Carlos Muñoz, en un encuentro realizado en la capital. La cita la realizó en su condición de presidente de la Asociación de Municipios Biobío Centro y estuvo acompañado de su colega de Santa Bárbara, Daniel Salamanca, quien lidera la Asociación de Municipios Cordilleranos de Biobío (Amcordi).

Cada una de las materias fue planteada a la autoridad del nivel central en la perspectiva que buena parte de las soluciones son de largo aliento, salvo algunos aspectos que pueden resolverse por la vía administrativa, como las fiscalizaciones.

Sin embargo, más allá de cuándo se enfrentan esos problemas en el transporte de pasajeros y en la conectividad, en los hechos se vuelve a comprobar que las prioridades del nivel central están concentradas en las grandes capitales. Las inversiones en infraestructura de transportes en la Región Metropolitana, además de ser gigantesca, parece ser un saco roto que exige una ingente cantidad de recursos del erario nacional.

En las ciudades de tamaño intermedio, con muy una pequeña fracción de ese financiamiento, se podrían resolver todos los problemas actuales y futuros en el transporte y la conectividad. Esa reciprocidad en los recursos es una nueva demostración del centralismo que, pese a todas las promesas y anuncios, nos seguirá dejando en la lista de espera, a la espera que alguna vez se nos considere de verdad.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes