lee nuestro papel digital

Editorial

Principio del fin


 Por La Tribuna

Este miércoles, el Ministerio de Salud anunció el ajuste de las medidas incorporadas para enfrentar el covid-19 en el Plan Seguimos Cuidándonos Paso a Paso, que comenzarán a regir desde el 1 de octubre, que significa el término de la obligación para usar mascarillas y el pase de movilidad.

Particularmente con el uso del tapabocas o barbijo, se marca un hito significativo desde lo simbólico. Si hubo un elemento representativo de estos más de dos años y medio inmersos en la emergencia sanitaria fue usar las mascarillas, que durante buena parte de este tiempo debieron emplearse de manera obligatoria.

El fin de estas restricciones fue sugerido por el Comité Interministerial de Manejo de la Pandemia Covid-19 en el Palacio de La Moneda, y aceptado e implementado por el Ministerio de Salud.

La ministra de Salud, Ximena Aguilera, fue la encargada de dar a conocer esta información precisando que en este momento la situación epidemiológica es bastante favorable, reflejado en la disminución de la tasa de contagios, una baja de la positividad y un mínimo histórico en el uso de las camas hospitalarias críticas.

A lo anterior, se suma una gran cobertura de vacunación (una de las más altas a nivel mundial), logrando una población altamente inmunizada, con sus esquemas básicos y de refuerzo completos.

Además, se incorporará al Programa Nacional de Inmunización (PNI) una vacuna bivalente de Covid-19 que tendrá carácter anual para la población vulnerable, de manera similar a lo que se hace con la influenza.

Aguilera sostuvo que otro tema relevante en esta nueva fase de apertura es la adecuación en el uso de las mascarillas, precisando que se mantendrá la obligatoriedad en todos los consultantes a los establecimientos asistenciales y será altamente recomendable en todas las condiciones donde pueda haber aglomeraciones, como es por ejemplo los eventos, reuniones de muchas personas como es el transporte público y privado.

Por otro lado, en esta fase de apertura se mantendrá la conversión de camas y la integración público-privada de todas las camas UCI del país, con el fin de mantener una red integrada y en el caso de ser necesario, hospitalizar a cualquier paciente que así lo requiera.

En suma, se está en el principio del fin de una emergencia que parecía inacabable y que ahora está permitiendo retornar a los niveles de normalidad, sin las restricciones ni obligaciones que fueron características.

Con el término de las medidas restrictivas por la pandemia del covid-19 (y de la propia pandemia en sí misma), es la consecuencia de una gran cantidad de ciudadanos que se  vacunaron, que usaron sus mascarillas y que, en lo fundamental, se confió en la ciencia para buscar una salida. Ni más ni menos.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes