lee nuestro papel digital

Editorial

En retirada


 Por La Tribuna

La realización de las fondas y ramadas a lo largo de todo el territorio nacional es una nueva confirmación del esperado retorno a la normalidad, después de más de dos años y medio de iniciada la emergencia sanitaria por el Covid-19.

Fueron cientos de miles de personas que en este largo fin de semana departieron en sus hogares o asistieron recintos de esparcimiento, sin las restricciones de aforo de antaño. Hace un año o dos, simplemente no hubo festividades y la realización de eventos familiares estaba limitada en el número de participantes.

Dicha aseveración refuerza la más reciente evaluación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la pandemia que, a través de su director general Tedros Adhanom Ghebreyesus, afirmó en su rueda de prensa semanal en Ginebra que el mundo “nunca ha estado tan cerca del fin de la pandemia”.

El anuncio ocurre una semana después que se registraran unos 11 mil fallecidos a nivel mundial, la cifra más baja de decesos por la enfermedad desde marzo de 2020. El dato sería un punto de inflexión en el brote mundial que permite vislumbrar un escenario más positivo para los próximos meses.

La agencia sanitaria de la ONU también destacó que en los últimos siete días hubo 3,1 millones de nuevos contagios, marcando un descenso del 28% a nivel mundial.

El virus, que surgió en China a finales de 2019, se ha cobrado unos 6,52 millones de vidas y ha infectado a más de 609 millones de personas, según los reportes mundial hasta la fecha. En la región de las Américas se han producido unos 2.826.385 decesos y más de 177.000.000 contagios.

Brasil es el país más afectado por la pandemia en la región, con alrededor de 34 millones de casos confirmados. Le sigue Argentina, con aproximadamente 9,68 millones de infectados.

Dentro de los países más afectados en América Latina también se encuentran México, Colombia y Perú.

Pese a este escenario positivo, OMS es enfática en que no se debe bajar la guardia. Aunque estaríamos en la “recta final” del coronavirus, tampoco se debe bajar la guardia. Si bien las cifras sin halagüeñas, la OMS advirtió que la relajación de los testeos y la caída en la vigilancia del virus en muchos países, redundaría en muchos casos no detectados.

Por ello, el director del organismo pidió continuar los esfuerzos para combatir el virus, pues, según indicó, detenerse ahora “es correr el riesgo de más variantes del coronavirus, más muertes, más problemas y mayor incertidumbre”.

“Ahora es el momento de correr más fuerte y asegurarnos de que cruzamos la línea y cosechamos todas las recompensas de nuestro duro trabajo”, sostuvo el investigador de sanidad pública y político etíope, que sigue colocando el Covid-19 como “una emergencia a nivel mundial y en la mayoría de los países”.

Por lo mismo, entregó una serie de políticas sanitarias basadas “en las evidencias de los últimos 32 meses sobre lo que funciona mejor para salvar vidas, proteger las redes de salud y evitar perturbaciones que afecten a la economía y la sociedad”, en aras de lograr que los gobiernos redoblen sus esfuerzos contra el coronavirus.

En octubre, la OMS se reunirá con expertos para decidir si la pandemia, que ha hecho tambalear a economías mundiales y ha sobrecargado los sistemas sanitarios, sigue siendo una emergencia de salud pública de nivel internacional. Quizás en ese momento se pueda decir, con propiedad, que la enfermedad ha quedado atrás.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes