lee nuestro papel digital

Editorial

3R: Reducir, Reutilizar y Reciclar


 Por La Tribuna

Ayer 17 de mayo, se conmemoró el Día Internacional del Reciclaje, fecha que fue instaurada –el 2005- por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) con el objetivo de recordar la importancia de reciclar nuestros residuos, reducir los volúmenes de desechos generados y reutilizar materiales para así disminuir nuestra huella de carbono y mejorar el medioambiente.

Recordemos que el reciclaje es el proceso a través del cual los productos ya utilizados y destinados al desecho son procesados para su reutilización, lo cual disminuye el impacto medioambiental de nuestros hábitos de consumo. 

Un tema de alta relevancia hoy en día cuando el cambio climático nos llama a respetar e instaurar al máximo las 3R, para una sobrevivencia mayor de la tierra y la vida como la conocemos.  Fue la organización no gubernamental Greenpeace la que impulsó la regla de las 3R como un modelo de consumo sostenible: “El consumo de productos y servicios es un hecho normal en cualquier sociedad. El problema surge cuando dicho consumo excede ciertos umbrales y se transforma en consumismo, que tiene como consecuencias la degradación ambiental y, para los habitantes de países de economías desfavorecidas, el difícil acceso a los bienes de consumo”.

En la actualidad, Chile genera casi 17 millones de toneladas de residuos sólidos al año -de las cuales 6,5 millones son domiciliarios-, una de las tasas más altas de Latinoamérica. Mientras que en la región ningún país supera el 15 % de material reciclado, y en Chile esta cifra bordea apenas el 10%”.

Según estudios realizados por el Ministerio de Medio Ambiente, el reciclaje en Chile es de un 5% de los neumáticos, un 50% de los aceites y lubricantes, un 7% de las baterías, menos del 2% de grandes y pequeños electrodomésticos, un 17% de los equipos de informática y un 80% de los papeles y cartones, entre otras.

La problemática se relaciona a que los residuos terminan enterrados en rellenos sanitarios o, lo más grave para los ecosistemas, en vertederos ilegales. Sin duda, una cultura que se debe erradicar y cuyo primer responsable es cada uno de nosotros y cómo manejamos nuestros propios residuos domiciliarios.

El desafío es grande, y la oportunidad de ser parte es tuya.  Por eso si vas a botar, piensa mejor en reusar o reciclar, es la forma más responsable de contribuir al planeta. 


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes