suscríbete al boletín diario

Editorial

Nueva región


 Por La Tribuna

La Ruta Nahuelbuta debiera estar concluida en julio de 2023. En poco menos de dos años, una carretera de alto estándar estará operativa y reducirá de manera sustantiva los tiempos de viaje entre las ciudades de Los Ángeles y Angol, capitales de las provincias de Biobío y Malleco, respectivamente. Además, mejorará la seguridad en los traslados en un tramo que ha estado caracterizado por los accidentes de tránsito con consecuencias lamentables.

Sin embargo, la ejecución de esa vía no debe ser vista simplemente como la materialización de un proyecto vial. Sus implicancias podrían ir mucho más allá del mejoramiento de una carretera ahora atestada de vehículos que colapsa en las horas peak.

Angol y Los Ángeles están hermanadas desde los tiempos de la Colonia al ser parte de las zonas más meridionales de la Corona Española. Ambas villas fueron parte del convulso territorio fronterizo que durante siglos caracterizó las relaciones entre la nación mapuche y los conquistadores hispanos.

En los siglos XIX y XX, el devenir de ambas capitales provinciales fue disímil en cuanto a su desarrollo y crecimiento pero siguieron hermanadas. Angol fue refundada en 1862 mientras que Los Ángeles venía con el impulso iniciado en 1739 cuando el sargento mayor Pedro de Córdoba y Figueroa delineó sus calles.

En la práctica, el vínculo entre ambas urbes ha continuado y se ha acentuado en los últimos años.

Para los angolinos es un hecho cierto que suelen mirar hacia Los Ángeles cuando se trata de pensar en opciones para continuar con estudios superiores, realizar trámites de todo tipo, agendar horas de atención médica, efectuar las compras en el supermercado o simplemente, venir al cine. Los 60 kilómetros que separan a ambas ciudades no han sido un problema para ir acrecentando el vínculo que no solo involucra a la capital de Malleco, sino que abarca a Renaico (cuya área urbana está separada solo por un puente de la provincia de Biobío), Los Sauces, Purén, Traiguén y Victoria. Por la Ruta Cinco Sur es mucho más cercano el acceso desde Collipulli y Ercilla a Los Ángeles que a la capital de La Araucanía. Incluso, a nivel cordillerano, solo el río Biobío separa a las comunas de Alto Biobío y Lonquimay, donde quedan las últimas comunidades pehuenches.

La puesta en marcha de la Ruta Nahuelbuta no solo implicará mejorar la comunicación terrestre entre Los Ángeles y Angol en un viaje de no más de 40 minutos, sino que también servirá para reforzar una relación de larga data entre provincias hermanas entre las cuales cual existen demasiados elementos en común, tanto por la historia como por la realidad existente.

No sería descabellado pensar en el mediano y largo plazo que ambas provincias puedan dar vida a una nueva división territorial regional, a un territorio que efectivamente comparta aspectos sustanciales en asuntos históricos, sociales, culturales y económicos.

Para que prospere algo así, será necesario que las autoridades y las fuerzas vivas de las comunidades de ambas provincias lo quieran impulsar, se analicen sus pro y sus contras y se exprese de manera metódica y consistente. Aunque solo el tiempo lo dirá, lo cierto es que, en los hechos, ese vínculo existe y ahora se reforzará aún más.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes