suscríbete al boletín diario

Editorial

Hemos fallado


 Por La Tribuna

Hasta noviembre del año pasado, Los Ángeles era una de las pocas comunas en el país que figuraba con un relativo control de la pandemia del coronavirus. Mientras el resto del territorio nacional estaba atravesando la primera ola de la pandemia del coronavirus, con decenas de miles de contagios que saturaron los recintos asistenciales, la capital provincial incluso era empleada como alternativa para trasladar a pacientes críticos de distintas partes del país. Hombres y mujeres provenientes desde lugares tan apartados como Antofagasta, eran conducidos a nuestros establecimientos de salud para recibir atención en las camas UCI y UTI que estaban disponibles.

El sostenido aumento de contagios desde noviembre en adelante obligó a las autoridades del Ministerio de Salud a decretar, primero, la cuarentena de fin de semana. Debido a que no se contuvieron los nuevos casos de la enfermedad, se aplicó la medida más rigurosa posible: la cuarentena total. El peak de contagios fue justo en los días de Navidad con poco menos de medio millar de contagios activos.

En poco más de 40 días, la cuarentena rindió los frutos esperados, lo que se reflejó en una evidente merma en el número de contagios diarios y en la cantidad de personas hospitalizadas, todos las cuales ahora son de la zona. A mediados de enero, nuevamente se levantaron las restricciones mayores, salvo los fines de semana. Varios establecimientos, especialmente los de tipo gastronómico, pudieron reabrir sus puertas. Peluquerías, boutiques y locales considerados no esenciales retornaron a la actividad. Al cabo, fue una temporada breve de relativa normalidad. Desde el 20 de febrero, nuevamente se debió aplicar el confinamiento total. Aunque en un principio se indicó que este tipo de determinaciones sería solo por cuatro semanas, Los Ángeles lleva dos meses en esta condición. Y lo desalentador es que no hay perspectivas que la situación mejore en los días siguientes.

Lo peor de todo no es la prolongación del tiempo de cuarentena, sino que – al contrario de lo esperado por las autoridades sanitarias – el nivel de contagios se ha ido incrementando de manera superlativa. El promedio de contagios diarios supera el centenar, cuyo peak fue el sábado último con más de 220 nuevos enfermos. Nunca alguna comuna de la región había llegado a esa cantidad en una sola jornada. Es necesario insistir en que un porcentaje de quienes se enfermaron ahora, hará un cuadro severo que requerirá atención especializada y obligatoriamente necesitará de una cama UCI o UTI.

Ya lo hemos reseñado en este mismo espacio editorial: la cuarentena en Los Ángeles no ha funcionado en lo absoluto (pavoroso es pensar lo que sucedería con las cifras si no existiera este tipo de medidas de confinamiento).

Frente a este escenario, las autoridades se han referido al incremento de las fiscalizaciones, de mayores acciones de control público a peatones y automovilistas, focalizado con el centro de la ciudad donde se produce el 80% de la circulación. También se ha implementado un programa para aumentar la aplicación del test PCR y se ha incrementado la trazabilidad con más funcionarios dedicados a esa labor. Asimismo, se elevó la capacidad de camas críticas disponibles en el complejo asistencial “Dr. Víctor Ríos Ruiz”.

Sin embargo, debiera existir dos condiciones adicionales para enfrentar el escenario a nivel local. Uno tiene que ver con cada uno de nosotros y es la comprensión de la gravedad de lo que sucede, por lo mismo, la urgencia de ser responsables consigo mismo y con nuestros semejantes. Lo otro debe venir de parte de la autoridad en orden a limitar la alta circulación de personas que ahora lo hacen con los permisos colectivos laborales. Miles de personas viajan a diario en colectivos y buses atestados de personas, comparten en espacios reducidos con sus colegas de trabajo, entre otros.

De lo contrario, el panorama actual no cambiará y la capital provincial seguirá, tristemente, rompiendo más y más récords de cifras negativas.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes