suscríbete al boletín diario

Editorial

Elecciones


 Por La Tribuna

Las cartas están echadas. Desde que el Servicio Electoral (Servel) confirmó – con mucho retraso respecto de procesos anteriores – las listas definitivas de candidatos a la convención constituyente, gobernadores regionales, alcaldes y concejales, se puede decir con propiedad que se terminó de configurar el mapa político para los inéditos comicios del 10 y el 11 de abril próximo.

Estas elecciones tienen varias novedades respecto de procesos anteriores. La primera tiene que ver con el contexto ya que – si no sucede un acuerdo político de última hora – ocurrirá cuando la pandemia esté en uno de sus momentos más álgido. Aunque se acordó realizar las elecciones en dos jornadas para evitar las aglomeraciones y así contener la propagación de la enfermedad, ciertamente que el resguardo sanitario debe aplicarse con particular celo para no convertir la fiesta de la democracia en una tragedia familiar.

En esos comicios, por primera vez, se elegirán a los gobernadores regionales. Se trata de un cargo – que será sometido al escrutinio ciudadano cada cuatro años – cuya tarea principal será la de guiar los destinos de la región. Es la tercera y última etapa del concepto de organización de la nación, partiendo por el gobierno nacional, sigue al regional y culmina en el comunal, a partir de una figura consular y un cuerpo colegiado, ambos elegidos por sufragio universal.

El Presidente de la República tiene su contraparte en el Congreso Nacional mientras los alcaldes lo tienen en sus concejales. Solo faltaba la instancia regional – ya tenía su cuerpo colegiado electo y en funciones, como los consejeros regionales – en que solo restaba el cargo de gobernador.

Sin duda, lo más llamativo de este proceso electoral es la relacionada con los convencionales constituyentes, los cuales serán cuatro en el distrito 21 de Biobío y Arauco, además de la comuna de Lota. Estos cuatro cupos– que serán parte del total de 155 a nivel nacional – serán disputados por 39 postulantes agrupados en varias listas de colectividades políticas y de independientes. Debido a la característica paritaria de la Convención Constituyente es que, a priori, se sabe que serán dos hombres y dos mujeres los que nos representarán en la instancian que redactará la nueva carta magna.

En el ámbito de las elecciones de alcaldes, en la provincia de Biobío se repostularán todos los jefes comunales en estos comicios del 10 y el 11 de abril, los cuales deberán enfrentarse a sus contendientes (uno o más según sea el caso). Solo en la noche de ese 11 de abril se sabrá quiénes fueron reelegidos en el cargo y quienes vencieron a los ediles en ejercicio para reemplazarlos en sus funciones.

En materia de concejales, son 462 hombres y mujeres que – divididos entre las 14 comunas de Biobío – aspiran a conseguir un cupo dentro de 88 disponibles en esa ocasión. Sin duda que se trata del grupo más numeroso que apuesta por ocupar en un cuerpo colegiado.

A partir de este panorama, y cuando restan menos de tres semanas de las elecciones, es fundamental que la ciudadanía conozca quiénes son los postulantes, se informe de sus propuestas y pueda tomar una determinación con los antecedentes que justifiquen su decisión. Es parte de las responsabilidades ciudadanas para mejorar la democracia en nuestro país, optando por los mejores representantes.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes