suscríbete al boletín diario

Editorial

Caminos rurales


 Por La Tribuna

La historia de los caminos en la provincia de Biobío para el tránsito de automóviles, camiones y buses se comenzó a escribir hace cerca de un siglo. Fue a fines de la década del 20 y a principios de los 30 en que se comenzaron a perfilar la mayor parte de las rutas que conocemos en la actualidad.

De esta manera, con el arribo de los primeros automóviles que comenzaron a llegar a país, el transporte por carretera se incorporó como una alternativa adicional al transporte ferroviario que había reinado sin contrapeso alguno desde que en el siglo anterior se habilitaron los trazados para que los trenes surcaran nuestro país a todo lo largo y ancho del territorio nacional.

La habilitación de vías de ferrocarril y de caminos fue fundamental para que, por ejemplo, la villa de Los Ángeles pudiera salir de una buena vez de esa condición de virtual aislamiento durante la mitad o parte del año. Es que las lluvias y las crecidas de los ríos ocasionaban la imposibilidad de mantener el contacto con otras villas, como Concepción y Chillán, cuando las opciones de traslado se restringían a caminar o a usar el caballo.

En la actualidad, aunque los trenes han cedido su preeminencia al transporte por carretera, su existencia ha sido fundamental para mejorar la conectividad. Ese factor ha sido importante, no solo por las implicancias económicas, sino por la mejora en la calidad de vida de las personas.

Por eso es que sea tan relevante el programa de pavimentación caminos básicos que lleva adelante el Ministerio de Obras Públicas, a través de su Dirección de Vialidad, que este año tendrá un avance sustantivo: de los 42,7 kilómetros que se asfaltaron en 2020, ahora la cantidad supera los 88,7 kilómetros: más del doble.

Gracias a la inyección de recursos desde el Gobierno, como parte del paquete de medidas anunciado el año pasado para reactivar la economía, a raíz del impacto ocasionado por la pandemia del coronavirus, el presupuesto regional por este concepto es de más de 21 mil 800 millones de pesos. De ese total, 12 mil 490 se invertirán en la provincia de Biobío. Es decir, un 57% de los recursos se destinarán a la pavimentación de caminos en las comunas de la zona.

Con esos recursos de pavimentarán 88,7 kilómetros en la provincia. De ese total, 31,72 se construirán en Los Ángeles, en Cabrero serán 10,6 km, Mulchén con 9,96 km; 4,6 km en Quilaco; 4,7 km en Tucapel; 4,2 en San Rosendo; 3,83 km en Nacimiento, además de Negrete, Santa Bárbara, Quilleco y Antuco.

Los proyectos ya están adjudicados o en proceso de adjudicación. Otros se iniciaron o están pronto a iniciarse. Los trabajos debieran comenzar entre este mes y abril con los movimientos de tierra. En septiembre, a medida que mejoren las condiciones climatológicas, se comenzará la aplicación de la capa de asfalto.

El avance en la pavimentación de los caminos rurales de la provincia es una material fundamental para que los habitantes de las comunidades rurales sigan habitando en los campos. Tan importante como lo es la electrificación y el suministro de agua potable, la conectividad terrestre debiera tener la misma prioridad en cuanto es un elemento más que incide en la calidad de vida.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes