sábado 18 de enero, 2020

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Editorial

15 años de Alto Biobío


 Por La Tribuna

En el mundo, no tanto en Chile, son famosas las fiestas de 15 años de los adolescentes que llegan a esa edad. Se trata de un momento importante en sus vidas y en la de sus familias; un instante en el que se celebra el camino hacia la adultez que vive la niña o el niño, o su presentación en sociedad, como se estila en otros lugares de Latinoamérica. La fiesta puede tener un significado religioso, como en México y Ecuador, donde se les considera como una entrada de las niñas a la vida adulta y está inspirada en los rituales mayas y aztecas que a la misma edad se celebraban con las mujeres.

En un contexto muy diferente, la comuna de Alto Biobío cumple hoy 15 años desde que se publicó en el diario oficial del 6 de diciembre de 2004 el decreto de ley que creaba la división, separándola de Santa Bárbara. Desde sus inicios, el camino del territorio que lidera hoy el alcalde Nivaldo Piñaleo no ha sido fácil. Deben enfrentar a diario el aislamiento, no solamente el geográfico sino el político. Hoy, además de lejana, Alto Biobío es una comuna que sigue estando poco conectada con el país desde el punto de vista de las comunicaciones.

No es su único problema. El más grande es que la mayor parte de su comunidad no tiene acceso al agua ni a las tierras, por lo que prácticamente no tienen opción de realizar algún trabajo que les permita vivir. Así, el invierno se alza todos los años como un muro que amenaza con arrasar con plantaciones y ganado, dejando también caminos cortados y localidades completamente aisladas.

Hoy la comuna celebrará su fiesta de 15 con variadas actividades. Su camino a la adultez debe ser acompañado por las autoridades y premiado con elementos que colaboren con su desarrollo de manera estructural.

El reconocimiento de las tierras, el acceso al agua y la disminución de la brecha que aísla a comunidades completas debe ser el corazón del trabajo que se haga junto a las autoridades. Allí donde el modelo no ha funcionado, deben ser otras las manos que apoyen y acompañen a un pueblo con marcadas raíces culturales e históricas, que lleva siglos en el sector, pero que en la organización administrativa todavía está en la etapa adolescente.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes