jueves 22 de agosto, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Editorial

Convalidación de títulos extranjeros


 Por La Tribuna

La noticia recorrió todos los medios nacionales a principios del año 2019. Una médico oncóloga venezolana, la doctora Teresa Vanegas, había reprobado el Examen Único Nacional de Conocimientos Médicos y se había quedado sin la posibilidad de ejercer en el país. En su país, la doctora Vanegas es una eminencia en el combate del cáncer infantil y dado el momento que vive su nación optó por viajar a Chile para trabajar. Ella aceptó las reglas y dijo que se prepararía nuevamente para poder aprobarlo y lograr aportar con su extenso conocimiento en un país que, claro está, no tiene un superávit de profesionales dedicados a esa área de la investigación. 

Tal como la doctora Vanegas, no son pocos los médicos extranjeros que no logran aprobar el examen general que deben rendir por no haber estudiado en una universidad chilena reconocida. Según se ha discutido, la generalidad del test se contrapone a lo específico del conocimiento de los especialistas y subespecialistas. A modo de ejemplo, un neurólogo infantil extranjero podría pasarlo mal rindiendo la prueba al momento de responder las preguntas de cirugía digestiva. Por eso, quienes ver en los profesionales foráneos una ayuda para paliar la falta de médicos piden que el test se realice de forma específica según la especialización que tiene el postulante. No parece una idea tan descabellada. 

No son los únicos que tienen problemas. Los postulantes a la Educación Superior también enfrentan dificultades a la hora de querer estudiar. Muchos lo hacen por la vía de las admisiones especiales, que son un área gris poco clara que tienen las casas de estudio para admitir postulantes fuera del sistema formal. En algunas ocasiones, por ejemplo, se exige una las PSU. Los contenidos varían de acuerdo a cada país y no debería exigirse un buen puntaje a un extranjero en la PSU de Historia, por ejemplo.

Así, dada la cantidad de profesionales y estudiantes extranjeros que están llegando al país, es necesario revisar los procesos de admisión y de convalidación de estudios para evaluar exactamente lo que se debe y no lo que no corresponde. En Chile, menos de un 30% de la fuerza laboral cuenta con educación superior completa, mientras que en el grupo de los migrantes la cifra es cercana al 62%, quienes en su mayoría se encuentran desarrollando empleos inferiores a su calificación. Se trata de una fuerza de trabajo perdida que debería ser recuperada para el desarrollo del país.  


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes