lee nuestro papel digital

Editorial

¿Qué gana nuestra provincia con Ñuble región?

 Hay quienes piensan que la nueva conformación territorial no aporta en nada, pero claramente la provincia de Biobío tiene una oportunidad. Si se aprovecha de buena manera, el salto en varios aspectos: turismo, empleo, pobreza, infraestructura y tantas otras, se haría realidad.


 Por La Tribuna

04-09-2018_20-07-261__1

 Hay quienes piensan que la nueva conformación territorial no aporta en nada, pero claramente la provincia de Biobío tiene una oportunidad. Si se aprovecha de buena manera, el salto en varios aspectos: turismo, empleo, pobreza, infraestructura y tantas otras, se haría realidad.

La independencia ha llegado. La nueva región de Ñuble entró en completo funcionamiento, con intendente, seremis y gobernadores que buscarán mejorar la vida de cientos de habitantes que esperan que esta división político-administrativa, les permita acceder a más recursos, progreso y desarrollo. Las dudas están y las posiciones también, pero es un hecho que habrá que aceptar y apoyar.

Sin embargo, la región del Biobío hoy también se renueva y queda conformada por un nuevo territorio de tres provincias: Arauco, Concepción y Biobío.

Esto, ofrece una oportunidad que no se puede dejar pasar. Independiente de la lucha por los recursos del presupuesto nacional para el Gobierno Regional y las iniciativas sectoriales, lo cierto es que esta zona, puede salir de aquel anonimato en que se encuentra y empezar a formar parte protagónica de un cambio.

En materia de turismo hay un desafío importante. Hoy la provincia de Biobío, se transforma en el único punto de la región en tener panorama invernal de nieve, por decir un caso. Asimismo, sus hermosos parajes deberían comenzar a tener mayor preponderancia e inversión para posicionar sus lugares en la agenda y que esto sea de interés real y no sólo publicitario para el Ministerio de Economía.

En segundo lugar, la provincia de Biobío, se transforma en uno de los ejes económicos de la región: el desarrollo forestal, energético y agrícola son actores principales del empleo, la economía y el bienestar de la población.

Al ser así, la inversión del Estado no puede seguir concentrándose en Biobío. Lo decía la diputada Joanna Pérez hace unas semanas en Mulchén: no puede ser que de 33 comunas que conformarán la región, existan 11 que se llevan gran parte del presupuesto en desmedro de las 22 comunas que conforman Biobío y Arauco.

Desde el punto de vista político, como un elemento estratégico, aunque suene utópico, es de suma importancia que más allá de las diferencias políticas, se pueda apoyar a las autoridades de esta zona para que puedan concretar los anhelos y necesidades de esta población, para que aquel aporte que se realiza desde aquí, sea valorado y retribuido.

Hay quienes piensan que la nueva conformación territorial no aporta en nada, pero claramente la provincia de Biobío tiene una oportunidad. Si se aprovecha de buena manera, el salto en varios aspectos: turismo, empleo, pobreza, infraestructura y tantas otras, se haría realidad.

 

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes