suscríbete al boletín diario

Editorial

“Sueltos de cuerpo” o acorde a los tiempos

 Mientras no exista acuerdo sobre la forma de vestir y que quede claramente establecido, seguiremos cada cierto tiempo, teniendo este debate, importante para algunos, pero intrascendente desde el punto de vista de los objetivos de las reuniones. 


 Por La Tribuna

19-07-2018_19-44-311__1

Con el pasar del tiempo, también van cambiando las percepciones de distintas cosas. Los pensamientos ya no son los mismos y es que las generaciones cambian y con ello los hábitos.

Desde hace algún tiempo se ha armado una polémica por el tema de las vestimentas en el Parlamento y es que muchos reclaman por cómo se visten algunos diputados, entre ellos los más jóvenes, como Gabriel Boric o Giorgio Jackson, quienes pese a usar camisa, no acostumbran a llevar corbata y vestón. A ellos se les suma el peculiar caso del diputado Raúl Florcita Alarcón, quien tiene una vestimenta bastante particular con la que acude a la Cámara de Diputados.

Durante la jornada de miércoles una situación similar tuvo lugar también en el Congreso que vuelve a marcar una  polémica respecto de la vestimenta de las personas.

En la comisión de Defensa de la Cámara baja se invitó al abogado Jaime Bassa a que expusiera sobre el proyecto que busca aumentar la probidad en compras de las Fuerzas Armadas. Fue en medio de esto cuando el diputado por la zona, José Pérez recomendó al profesional asistir con “chaqueta, como corresponde” e incluso dijo sentirse incómodo y molesto sobre el hecho que asistan visitas “sueltas de cuerpo”.

La polémica quedó instalada en la redes sociales, ¿es realmente una falta de respeto no vestir de chaqueta en una reunión? ¿Vale más la apariencia que los conocimientos de una persona.

Bassa es abogado de la Pontificia Universidad Católica, magíster en Derecho de la Universidad de Chile y doctor en derecho constitucional de la Universidad de Barcelona; además, es docente de las universidades de Valparaíso, Adolfo Ibáñez y Viña del Mar. Currículum envidiable para sus colegas del rubro. Sin embargo, la ambigüedad del código de vestimenta del Congreso, sólo señala que se requiere asistir “formal”, pero no especifica cuáles son las características de la presentación personal. Ante esta acción, se abre un debate social sobre la forma en que se deben presentar las personas y autoridades a las actividades o lugares solemnes como el Palacio de La Moneda, la Corte Suprema o el Congreso Nacional. ¿Se imagina asistir con buzo a jurar como abogado ante la máxima magistratura? Es imposible de imaginar.

Pero, mientras no exista acuerdo sobre la forma de vestir y que quede claramente establecido, seguiremos cada cierto tiempo, teniendo este debate, importante para algunos, pero intrascendente desde el punto de vista de los objetivos de las reuniones. 

A todo lo anterior, se suman las desafortunadas declaraciones del mismo diputado José Pérez Arriagada a La Tribuna, cuando tras la salida de la gobernadora de Biobío María Teresa Browne sostuvo que “sé que tiene hijos pequeños, de tal manera que una tarea de esta naturaleza es compleja para una dueña de casa”. Esto llama la atención y es que la agenda nacional en su contingencia se ha estado marcando por los movimientos sociales, por lo mismo las declaraciones no van acorde a lo que busca hoy en día las autoridades y la sociedad.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes