suscríbete al boletín diario

Editorial

Es momento de denunciar

Nos falta avanzar mucho como país para defender y proteger la dignidad y la seguridad de las personas. En la actualidad existen muchos menores siendo abusados sexualmente, gran cantidad de mujeres sufriendo acoso sexual en su trabajo o en la calle y es mejor que esta noticia ocupe todos los espacios en los medios para que tomemos medidas y podamos anticiparnos y así evitar más tragedias como la de Ámbar. Si los jueces no tienen buenas leyes, la historia se seguirá repitiendo.


 Por La Tribuna

02-05-2018_17-45-091__1

Los últimos días en nuestro país, no han sido fáciles. Se ha instalado como nunca antes, el tema de los abusos sexuales de menores, del acoso sexual y del abuso de poder – muchas veces – contra la mujer.

 

Algunos han preferido hacer un circo político detrás de esto, indicando que el violador, por ser de determinado pensamiento político, prácticamente describe la personalidad de un sector, desviando la atención de un tema que es transversalmente más importante: los niños están totalmente indefensos y expuestos a estos cobardes ataques, las mujeres están siendo agredidas en sus propios puestos de trabajo y por primera vez, estamos prestando atención.

 

Podemos ver que la prescripción de los delitos e incluso muchas penas son absurdas para la gravedad de los hechos y eso, es responsabilidad de nuestros parlamentarios que no han estado a la altura de estos hechos. Pareciera que farandulizar sus discusiones por la televisión o las redes sociales por los que apoyan o rechazan la dictadura militar terminada hace ya más de 28 años, son más importantes para la sociedad, lo cual es una falta de respeto para todos.

 

Hoy el gobierno y los parlamentarios tienen una misión trascendental y es dar los castigos justos a quienes cometen estos atentados contra las personas, ya que cualquier vulneración es negativa.

 

La brutal violación y asesinato de la pequeña Ámbar, nos pone además una lección como sociedad y es que hemos estado preocupados de absurdas discusiones ideológicas que no aportan en nada y sólo contribuyen a escoger – muchas veces – a personas para cargos claves para el futuro de la sociedad, que no reúnen las competencias para formar parte, por ejemplo, del Congreso Nacional. Por ello, se legisla de manera deficiente y no existen leyes adecuadas para castigar los verdaderos delitos y encerrar definitivamente a quienes atentan contra el orden público, los niños, las mujeres o la integridad de cualquier persona.

 

Nos falta avanzar mucho como país para defender y proteger la dignidad y la seguridad de las personas. En la actualidad existen muchos menores siendo abusados sexualmente, gran cantidad de mujeres sufriendo acoso sexual en su trabajo o en la calle y es mejor que esta noticia ocupe todos los espacios en los medios para que tomemos medidas y podamos anticiparnos y así evitar más tragedias como la de Ámbar. Si los jueces no tienen buenas leyes, la historia se seguirá repitiendo.

 

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes