domingo 19 de enero, 2020

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Editorial

Evitable

El primer gran bochorno de Sebastián Piñera era 100% evitable e innecesario. Ya había ruido por el nombramiento de su primo Andrés Chadwick en el Ministerio del Interior, quien también no se demoró nada en instalar a sus hijos en el gobierno. Es hora de ponerse serios. Si criticaron tanto la evidente improvisación de Bachelet durante su gobierno, no pueden caer en lo mismo y claramente, están tropezando con la misma piedra. A ponerse serios. Es hora.


 Por LESLIA JORQUERA

24-04-2018_20-07-441__1

Nadie pone en discusión las capacidades y la trayectoria de Pablo Piñera, un hombre que hoy es independiente pero que por más de 45 años militó en el partido Demócrata Cristiano.

 

Fue subsecretario de Hacienda del presidente Patricio Aylwin y pasó rápidamente al consejo del Banco Central. También estuvo en la dirección ejecutiva de Televisión Nacional de Chile fue director general de administración y finanzas del Ministerio de Relaciones Exteriores, durante el primer gobierno de Michelle Bachelet, y luego instalado por la entonces mandataria como gerente general en el Banco Estado, donde ocupó el cargo hasta 2014. Esos argumentos, para cualquier persona, están de sobra para reconocer en él su gran trabajo previo. Pero lamentablemente, es hermano del Presidente de la República, Sebastián Piñera y ahí se desmorona todo.

 

Esta vez, no da lo mismo lo que diga la oposición. La situación se ve como un gesto de nepotismo terrible, más aun cuando fue el propio Sebastián Piñera quien criticaba este comportamiento, pero que hoy, parece haberse olvidado. La derecha se defiende indicando que el economista tiene todas las capacidades, pero esto va más allá puesto que el nepotismo no se mide por los títulos profesionales que tenga una persona, es simplemente la “desmedida preferencia que algunos dan a sus parientes para concesiones o empleos públicos”.

 

Si bien, hay varios de la izquierda que tienen tejado de vidrio frente al tema, eso no justifica para nada que Piñera lo haga. No está bien. Que haya sacado una cantidad no menor de votos, no quiere decir que la ciudadanía le permitirá lo que quiera. Se equivocaron y deben admitirlo.

 

Las explicaciones que han dado personeros de gobierno como la ministra Cecilia Pérez, son realmente absurdas, ya que el nepotismo es uno solo y no hay espacio para los eufemismos.

 

El primer gran bochorno de Sebastián Piñera era 100% evitable e innecesario. Ya había ruido por el nombramiento de su primo Andrés Chadwick en el Ministerio del Interior, quien también no se demoró nada en instalar a sus hijos en el gobierno. Es hora de ponerse serios. Si criticaron tanto la evidente improvisación de Bachelet durante su gobierno, no pueden caer en lo mismo y claramente, están tropezando con la misma piedra. A ponerse serios. Es hora.

 

  

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes