suscríbete al boletín diario

Editorial

Elecciones 2017: Creo que bajará la abstención

Gabriel Hernández Veloso. Director Diario La Tribuna


 Por La Tribuna

Quizás me equivoque en el diagnóstico que realizaré.

Este domingo, viviremos un proceso electoral crucial para el país, la región y la provincia de Biobío. Esto porque son tres votos que depositar en las urnas: el Presidencial, parlamentario y de consejeros regionales.

Todos los expertos, basados en las estadísticas anteriores, han sostenido que la abstención será la tónica – nuevamente – del proceso. Algo lamentable, cuando hablamos de una democracia que no fue fácil conseguir.

Pero en esta ocasión, prefiero ser optimista. Los chilenos irán a las urnas.

En qué me baso. Comencemos. En las elecciones presidenciales anteriores, realizadas en noviembre de 2013, el 58% del padrón electoral decidió abstenerse de los comicios, en los que ganó Michelle Bachelet, hecho que nos situó como el país que mayor abstención de electores a nivel mundial. En ese entonces, el descontento de la sociedad era altísimo, lo que se agudizó posteriormente cuando estallaron los casos Penta y Caval.

                       

Pero somos una sociedad caracterizada por la mente frágil y el tiempo ha pasado. Ha corrido harta agua bajo el puente y la mentalidad ha cambiado. Hoy están los que defienden el legado de la Presidenta Bachelet y que ven en Alejandro Guillier una alternativa  de continuar las reformas iniciadas en este gobierno. También están quienes consideran que la actual administración ha trabajado en base a la improvisación, dañando la economía y el crecimiento de Chile y que buscarán en Sebastián Piñera la posibilidad de recuperar las tasas de crecimiento y el empleo.

Pero hay un factor importante: los descontentos de todos los sectores políticos tradicionales. Ellos hoy también tienen opciones. Se trata de candidatos nuevos que se han subido a la carrera y otros que se han salido de sus propios pactos para buscar ofrecer algo diferente, buscando una oportunidad de romper con el llamado duopolio. Ahí está nuevamente Marco Enríquez – Ominami, con su discurso duro contra el sistema y también caras nuevas como José Antonio Kast, representando a una derecha más tradicional. Aparece también Beatriz Sánchez, haciendo latentes las propuestas de los representantes que surgieron desde las movilizaciones estudiantiles. Por otro lado, está Carolina Goic, que busca despertar a la Democracia Cristiana, enarbolando la bandera de la ética y la decencia. Y finalmente Eduardo Artes y Alejandro Navarro, quienes a pesar de tener prácticamente nulas posibilidades de ser presidente, han condimentado la campaña electoral con sus intervenciones.

Basados en esto, la gente irá a votar.

Las elecciones primarias realizadas hace unos meses, por parte de todos los expertos, avizoraban un fracaso en cantidad de votos. Sin embargo, para sorpresa de muchos, más de un millón 811 mil personas, en plena final de la copa Confederaciones, optó por manifestar su opinión.

Además, hace sólo unos días, en un hito televisivo, el debate presidencial, alcanzó peaks de 50 puntos de rating a las 00:00 horas.

Qué nos dice esto. Simple, hay interés.

Este domingo 19, independiente donde tenga su corazón político, hay una responsabilidad. Los chilenos, a mi juicio, están motivados en escoger a su nuevo presidente. Usted, ¿se suma o le da igual el derecho a votar?

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes