suscríbete al boletín diario

Editorial

Navidad y delincuencia: ciudadanos expuestos

En esta época nadie está seguro y ante esto el Estado con sus servicios policiales, como la propia comunidad, debemos mantener los resguardos necesarios para que este grupo nefasto de la sociedad, que busca las cosas por la vía fácil, no termine por destruir nuestra celebración de fin de año.


 Por La Tribuna

05-12-2016_20-41-091editorial.gif

Con la llegada del mes de diciembre, las tiendas, galerías y las principales calles de la ciudad comienzan a saturarse de compradores desesperados que buscan sus regalos para la noche de Navidad.

Padres con enormes cartas al “Viejito Pascuero” pretenden satisfacer esos sueños de los pequeños.

Sin embargo, cada una de esas compras es observada con detalle por un grupo de personas, que no respeta los derechos de las personas: los delincuentes.

Cuales buitres, comienzan a merodear por los sectores comerciales para poder robar lo que puedan, ya sea por medio de los lanzazos o derechamente con robos a mano armada.

Para quienes trabajan en el centro de Los Ángeles, sabrán que las puertas de las oficinas deben permanecer más cerradas que nunca, porque ni estos lugares se salvan que frente a un descuido un antisocial entre y robe lo que encuentre.

Para ello, Carabineros, como cada año, ha dispuesto un contingente especial para poder ayudar en materia de seguridad ciudadana en los sectores comerciales de la provincia, pero lamentablemente, no sirve de mucho si los antisociales salen por un par de horas de las calles y un juez los suelta rápidamente.

Ante ello, el único llamado que cabe para la sociedad es a la prevención. Evada hacer las compras solo, ya que queda mucho más vulnerable frente a los delincuentes.

Por otra parte, evite andar con efectivo. Hoy las tiendas en su mayoría permiten pagar con tarjeta, lo cual hace más segura una compra, ya que si un delincuente roba su billetera o cartera, no encontrará el dinero que tanto esfuerzo le costó obtener.

Pero un punto muy relevante, es evitar las compras en la calle o el comercio informal. Si usted adquiere productos de esta manera, existe una alta posibilidad de estar cometiendo un delito de receptación.

Los antisociales buscan reducir rápidamente las especies que se roban con precios muy tentadores, pero esto lo podría llevar a ser arrestado por los efectivos policiales y a manchar para siempre su hoja de vida, quedando como un delincuente más.

Lo barato cuesta caro y eso debemos saberlo.

En esta época nadie está seguro y ante esto el Estado con sus servicios policiales, como la propia comunidad, debemos mantener los resguardos necesarios para que este grupo nefasto de la sociedad, que busca las cosas por la vía fácil, no termine por destruir nuestra celebración de fin de año.

 

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes