lee nuestro papel digital

Editorial

Semaforización de las calles: progreso, pero aún falta

Gabriel Hernández Veloso Director La Tribuna


 Por La Tribuna

25-11-2016_20-24-21GabrielHernández

En los últimos años, el plan de semaforización en la ciudad de Los Ángeles se ha extendido a gran escala. Basta recorrer las principales avenidas y las nuevas que se van entregando, para comprobar que el trabajo se ha hecho.

La capital de la provincia de Biobío, ha crecido enormemente y de la misma manera ha aumentado su parque automotriz, razón por la cual las autoridades de transporte y de la municipalidad, han tenido que enfrentar este problema y darle una pronta solución. Se ha hablado de un plan de restructuración vial y nuevos proyectos, que permitirían mitigar en parte la congestión.

Sin embargo, hay un tema que escapa a las autoridades municipales y que refleja un importante retraso en esta materia. Se trata de la sincronización de los equipos.

A modo de ejemplo. Si tiene la posibilidad de visitar una ciudad grande de Chile, como Concepción, notará que al tomar en vehículo las arterias principales, los semáforos van cambiando de rojo a verde como si fuera un truco de magia. Pero no es algo sobrenatural. En dichas localidades existe una entidad llamada Unidad Operativa de Control de Tránsito, reconocida por sus siglas UOCT.

Esta entidad dependiente de la Coordinación de Planificación y Desarrollo del Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones, se encarga precisamente de administrar y operar los sistemas de control de tránsito y otros complementarios de apoyo, como circuitos cerrados de televisión, letreros de mensajes variables, estaciones automáticas de conteo vehicular, entre otras tecnologías.

Sin embargo, la alta inversión que se requiere para su implementación, hoy nos tiene fuera. Sólo grandes ciudades como Santiago, Antofagasta, Valparaíso, Rancagua y Concepción, tienen este privilegio.

La provincia de Biobío, probablemente, al estar alejada de las oficinas regionales, no logra muchas veces manifestar sus diversos inconvenientes de la rutina diaria a las autoridades regionales, porque evidentemente los proyectos de la capital regional, siempre serán prioridad. El centralismo no es una novedad para nadie. Pero lamentablemente, dichas autoridades también son los responsables de hacer notar los requerimientos presupuestarios de las otras provincias de la región, que permitan generar los avances y el desarrollo que se requiere. Hoy, la ciudad de Los Ángeles, además de haberse quedado en el pasado, al menos en unos 20 o 30 años en materia de obras viales, carece de un sistema de semaforización, que permita optimizar el flujo vehicular, sobre todo en horas punta.

Ante esto, es urgente que se haga una mesa de trabajo, en la cual se aborde la situación. No se escuchan grandes iniciativas por ahora que enfrenten el tema a largo plazo y con la cantidad de proyectos públicos y privados, todo parece indicar que la expansión inmobiliaria y automotriz seguirá. Si no tomamos las cargas en el asunto ahora, después será demasiado tarde.

 

 


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes