martes 18 de junio, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Editorial

Las peleas baja monta del Congreso nacional

Gabriel Hernández Veloso. Director Diario La Tribuna


 Por LESLIA JORQUERA

28-10-2016_19-51-30GabrielHernández

Lamentablemente, en nuestro país ya estamos acostumbrados al comportamiento poco honorable de nuestros parlamentarios. No todos por supuesto. Aunque caigan todos en el mismo saco por estar donde están.

En un país en serias dificultades económicas, con los trabajadores fiscales movilizados pidiendo un reajuste digno, con una sociedad que busca mejores empleos, un alza en las remuneraciones y pensiones que permitan sobrevivir, pareciera que a nivel político, la preocupación es más bien la próxima elección y no mejorar la realidad del país.

El miércoles recién pasado, los diputados Karol Cariola (PC) y René Manuel García (RN), se trenzaron en una vergonzosa discusión en medio del proyecto de reajuste salarial para funcionarios del sector público.

Entre dimes y diretes, se comenzaron a sacar en cara los millonarios sueldos de 8 o 10 millones que ganan en el Parlamento, situación que terminó con amonestaciones por parte de Osvaldo Andrade, presidente de la Cámara.

Parece un absurdo y una falta de respeto al resto del país esta discusión, especialmente cuando el 53% de los trabajadores del territorio nacional gana menos de 300 mil pesos y, más aún, cuando trabajadores públicos tienen sueldos miserables en algunos casos y otros ni siquiera son reconocidos por el Estado como trabajadores, estando a honorarios, muchos de ellos por años.

Es hora de tomarse en serio la labor de legislar y por sobre todo, asumir con seriedad lo que significa ser diputado o senador de la nación.

En este caso puntual, el hecho fue protagonizado por la diputada comunista y uno de renovación nacional, sin embargo, estos espectáculos han atravesado todo el espectro político en más de una ocasión. No se trata de lapidar a estos legisladores, si no de ejemplificar las absurdas disputas de sus “millones” por servir a la patria, mientras existe un pueblo, una ciudadanía, con una cantidad de necesidades y retrasos por décadas.

Con esa misma fuerza se debería pelear por la pavimentación rural, por el agua potable para zonas alejadas, por infraestructura en materia educativa y vial, por más y mejores oportunidades para salir adelante, o para exigirle al empresariado que pague sueldos dignos acordes al ingreso nacional. Croacia, con un PIB similar al de Chile, tiene al 50% de sus trabajadores con más bajos ingreso, con el doble de sueldo que el mismo segmento en nuestro país.

Estas son preocupaciones que deben estar en discusión y no las nefastas disputas cargadas de odio y ambición de poder que vemos a diario por la televisión y que nada aportan al desarrollo y mejoras en la calidad de vida de las personas.

 

 

 

 

 

 

 

 


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes