martes 10 de diciembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Editorial

El descontento con las AFP y la realidad del país


 Por Zazil-Ha Troncoso

02-08-2016_21-32-0024-07-2016_18-54-159.0

Tras conocerse la millonaria pensión de la esposa del socialista Osvaldo Andrade, la crisis y manifestación ciudadana contra las AFP se acrecentó como nunca antes. El descontento es a gran escala y las movilizaciones buscan terminar con el actual modelo, defendido hasta el final por su creador José Piñera, quien lo ha comparado incluso con la Capilla Sixtina.

El problema radica en que la privatización de la seguridad social está diseñada exitosamente para quienes se imponen desde jóvenes con una buena remuneración y que jamás tienen lagunas de desempleo, situación que hoy cambia absolutamente. Pero las AFP no son las únicas responsables de la crisis y las acusaciones sólo apuntan hacia ahí por estos días.

Si uno analiza más holísticamente las razones de las bajas pensiones, hay más factores que agudizan que el país esté descontento. Esto porque los sueldos son muy bajos. El promedio de remuneraciones está en los 475 mil pesos, y según una Encuesta Suplementaria de Ingresos del INE de 2015,  el 53,5%  gana menos de 300 mil pesos, una vergüenza por donde se le mire, tras las brutales ganancias que generan algunas industrias y empresas. No todas, por supuesto.

Junto con este, el principal problema está también en que los sueldos imponibles o bases más gratificación, en muchos casos son muy inferiores a lo que las personas reciben mensualmente, por lo tanto, lo que llega a la AFP también es inferior.

De esta manera, la comunidad está sumida y enterrada en las bajas posibilidades de acceder a mejores condiciones de empleo y tampoco tiene el camino para poder voluntariamente aumentar su ahorro previsional, porque el dinero no alcanza.

El problema es grave, y en eso coinciden los economistas. En el caso de Chile, el 50% de los trabajadores son los que ganan menos, esto es una realidad. Si eso se compara con países de Europa, incluido por ejemplo, Rumania, Letonia o Bulgaria, que son las naciones con más problemas económicos, Chile siempre aparece por debajo en relación a los salarios, siendo que nuestro país tiene un ingreso per cápita superior a ellos.

En Croacia, que tiene un PIB per cápita similar al chileno, la mitad de los trabajadores reciben el doble de sueldo que la misma mitad en este largo y angosto país, y eso evidencia el retraso que existe en esta materia: el sueldo mínimo está fuera de toda lógica.

¿Cómo se puede el país poner al día en esta materia sin generar una crisis? Tampoco se pueden impulsar alzas de sueldo a gran escala porque se desestabilizaría el mercado.

Pero cuando se revisa la situación de las grandes empresas, el 70% de sus trabajadores ganan menos de 400 mil pesos, según estudios de la Fundación Sol. Un ejemplo muy claro es el retail, donde están las grandes fortunas de Chile, y ahí los trabajadores de jornada completa ganan menos de 426 mil pesos, siendo que en ciudades como Los Ángeles el costo de vida es altísimo y prácticamente no alcanza para mantener un hogar.

El panorama nacional no avizora entonces que con o sin AFP, las personas puedan tener una vejez digna. En la Región del Biobío, el 70% de la mano de obra recibe menos de 350 mil pesos, siendo que existen grandes y exitosas empresas en materia de utilidades que no se condicen con los exiguos sueldos.

Propuestas también las hay. Algunos sostienen que los sindicatos a nivel nacional deben fijar los salarios mínimos de manera coordinada, las regiones o incluso por sector económico, donde, de acuerdo con el oficio o trabajo que se realice, se fijen los estándares mínimos en materia de remuneración.

Es hora es escuchar esas ideas y buscar el camino que le permita a Chile y su gente dignidad tanto en su vida laboral como también en el periodo en que se debe descansar y disfrutar por el aporte realizado a la sociedad. 

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes