suscríbete al boletín diario

Editorial

La casa de O’Higgins: una obra que podría estar lista en 2018

El sueño de concretar este proyecto tiene a la comunidad, al Ejército y a los alcaldes locales, con gran esperanza.


 Por La Tribuna

06-05-2016_19-52-371editorial.gif

Varios de los propulsores de la iniciativa han partido, por lo tanto, es deber de nosotros, el futuro de Chile, dar valor y continuar esta lucha para que nuestro Padre de la Patria, ocupe en su provincia de Biobío, el lugar que le corresponde y merece.

 

Hace 35 años, se inició un largo camino, en donde la burocracia, los años, los gobiernos y los recursos, no han detenido el sueño de un grupo de biobenses que anhelan darle el sitial que le corresponde al libertador Bernardo O’Higgins, quien pasó en la provincia de Biobío más tiempo que en ningún lugar de Chile. De esa maravillosa historia, donde fue alcalde, diputado y donde se forjó como militar, hoy sólo queda como testigo vivo, un castaño. En una ceremonia de firma de convenio para concretar este sueño, realizado el viernes en Canteras, se mencionaron diversos elementos claves de la historia que ha llevado a generaciones, elaborar este proyecto. Haciendo alusión al histórico árbol, se dijo que las ramas son el futuro y hoy más que nunca, está cercano a llegar.

Según indicó el intendente de la región del Biobío, Rodrigo Díaz, se espera que el 2018, la construcción de la casa de O’Higgins esté lista y abriendo sus puertas, para ello se están buscando los recursos en el sector público y privado que permitan concretar esta obra.

En una provincia, con gran presencia industrial, forestal y agrícola, qué importante sería que por medio de la Ley de donaciones culturales, estas compañías, al igual que lo hicieran hace décadas los propios vecinos para comprar el terreno, realizaran un aporte económico por el bien del patrimonio histórico, cultural y militar de Chile.

Tal como lo mencionáramos en la editorial de ayer, la provincia necesita de sus elementos patrimoniales que permitan contar la historia a las generaciones futuras. Los edificios, viviendas, vehículos, libros y cartas, permiten conocer de manera tangible, la forma en que los antiguos líderes, dieron forma a la patria.

A nivel estatal, el gobierno, debe sumarse a este tipo de iniciativas. Así como se financian grandes obras para el desarrollo económico de las ciudades, también se deben hacer inversiones que permitan rescatar lo que nuestros antepasados hicieron y que se tradujeron en la sociedad que hoy tenemos.

Chile se cultiva con oportunidades, empleo, desarrollo industrial y económico, pero también con elementos tangibles e intangibles como la historia, la educación y el conocimiento, por ello, contar con una ruta histórica que nos permita conocer en detalle el paso de uno de los personajes más importantes de la historia del país, se hace clave.

El sueño de concretar este proyecto tiene a la comunidad, al Ejército y a los alcaldes locales, con gran esperanza.

Varios de los propulsores de la iniciativa han partido, por lo tanto, es deber de nosotros, el futuro de Chile, dar valor y continuar esta lucha para que nuestro Padre de la Patria, ocupe en su provincia de Biobío, el lugar que le corresponde y merece.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes