domingo 15 de septiembre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Editorial

Paso Pichachén: una verdadera oportunidad

Lo que está pendiente es el anuncio que realizó el seremi Carvajal que aún no tiene fecha. Se suponía que durante este año se tenían considerado 300 millones de pesos para realizar el estudio de ingeniería, el que hasta ahora no tiene fecha de inicio.


 Por LESLIA JORQUERA

20-11-2015_19-08-041editorial.gif

Hoy 21 de noviembre, cerca de las 11 se abrirá el Paso Pichachén, única conexión internacional de la región del Biobío.

Este camino, actualmente, utilizado durante el periodo estival principalmente para el desplazamiento de turistas trasandinos o chilenos, está en camino de poder transformarse en una pasada permanente.

Hace ya varios años que se viene estudiando la posibilidad de que esta aduana, se mantenga durante todos los días del año, y a largo plazo ser un acceso comercial que conecte Argentina, hasta el puerto de Talcahuano en la futura plataforma logística.

El paso Pichachén solamente está a la espera. Lo que deben presionar las autoridades regionales – gobernador, intendente y parlamentarios de toda la región-  es que se puedan asignar prontamente los recursos para comenzar los estudios de suelo que permitan iniciar trabajos pronto.

En agosto de 2014, llegaron hasta el sector conocido como Valle de la Luna, frente al lago Laja,  el gobernador Luis Barceló; el senador Víctor Pérez; el seremi de Obras Públicas, René Carvajal; el alcalde de Antuco, Claudio Solar; además de concejales y efectivos de Carabineros, con el objetivo de buscar la priorización del paso y para concretar la anhelada pavimentación hasta la frontera.

En este sentido, el desafío es lograr una carpeta asfáltica de 55 kilómetros, desde la localidad de Abanico hasta el mismo hito, las mejoras del complejo aduanero.

Lo que está pendiente es el anuncio que realizó el seremi Carvajal que aún no tiene fecha. Se suponía que durante este año se tenían considerado 300 millones de pesos para realizar el estudio de ingeniería, el que hasta ahora no tiene fecha de inicio.

Tampoco se conocen avances concretos respecto al diseño del nuevo complejo aduanero, que se había anunciado con bombos y platillos para Antuco, con una inversión que superaría los 2 mil millones de pesos.

Son muchas las promesas existentes hasta hoy, y será tarea del gobernador de la Provincia de Biobío, exigir que se cumplan y si para ello es necesario viajar hasta la capital para solicitar en La Moneda o en el MOP que se asignen los recursos, se tendrá que hacer. La posibilidad de mejorar en un futuro el comercio, el turismo y la conectividad está hoy en manos del gobierno. Se sabe que existe un desastre en el norte y que parte importante de los recursos se asignarán para la reconstrucción, pero eso no quiere decir que se deben postergar las iniciativas que por años se están anunciando.

 

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes