jueves 19 de septiembre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Editorial

El 32% del país no se identifica con ninguno

Chile está en crisis hace meses y la culpa la tienen las coaliciones políticas y nadie más. Su afán de poder se alejó de las necesidades de la gente y sus discusiones han caído en lo más bajo que se puede imaginar, no hay construcción, solamente destrucción.


 Por LESLIA JORQUERA

04-11-2015_21-41-491editorial.gif

Ayer se entregaron los resultados de la nueva encuesta Adimark,  que por primera vez, le entregó un pequeño respiro a la Presidenta Michelle Bachelet.

Esto porque durante el mes de octubre, la mandataria obtuvo su mayor alza en nueve meses, al ubicarse en un bajo 29% de aprobación, pero que la aleja de su peor indicador del 25% del mes de septiembre.

De la misma manera, la desaprobación a la gestión que se empinaba por el 70% bajó tres puntos. Esta situación debe ser aprovechada por la Presidenta para poder potenciar los puntos fuertes que permitieron esta mejora y mantener el plan comunicacional, cuestionado por algunos, porque sin duda alguna está dando resultado.

Lo que extraña de esta medición, sin embargo, es que en la pregunta “¿Usted se identifica más con el actual gobierno de Michelle Bachelet o con la oposición a este gobierno?” un 32% indicó que con ninguno, situación que es peligrosa, debido a que es un electorado decepcionado, disconforme con las autoridades que lo dirigen y que probablemente no vaya a sufragar, al no sentir que este grupo de personas sea capaz de satisfacer sus necesidades ideológicas o sociales.

Chile está en crisis hace meses y la culpa la tienen las coaliciones políticas y nadie más. Su afán de poder se alejó de las necesidades de la gente y sus discusiones han caído en lo más bajo que se puede imaginar, no hay construcción, solamente destrucción.

Los planteamientos frente a las políticas públicas sólo son lapidados por los sectores opuestos, no importa si la idea o proyecto de la derecha, centro o derecha es bueno, como no es del sector que profesan, es malo y ni siquiera se leen.

Hay una pugna vergonzosa, una polarización extrema, es decir, los mismos que salen por la prensa a pedir más diálogo en la sociedad, son intolerantes al máximo nivel. Una acción dictatorial de todo el espectro político, donde la intolerancia se encuentra en su máxima expresión.

El problema está en que la sociedad, ve en sus líderes un tipo de comportamiento que se está asumiendo como normal y las faltas de respeto, de diálogo y de valor por la democracia, se están esparciendo como una plaga. Es hora de solucionar esto. Si no la encuesta Adimark jamás saldrá de sus pésimas cifras.

 

 

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes