suscríbete al boletín diario

Editorial

Obras viales que se deben priorizar

Basta recorrer la zona rural, para darse cuenta de la escasa pavimentación de caminos que existe para que los pequeños y medianos agricultores puedan sacar sus productos de la zona.


 Por La Tribuna

28-08-2015_20-48-591editorial.gif

Ya es una vergüenza convivir diariamente con el cruce Antuco. Es como si a nadie le importara los inconvenientes que dejó esta obra iniciada en el Gobierno anterior y que producto de la quiebra de la empresa que ganó la licitación, quedó botada.

La situación es compleja si se analiza la molestia que ocasiona al progreso de la ciudad de Los Ángeles, a su economía, a la congestión vehicular, a la mala conexión de la capital provincial con Tucapel, Antuco y Quilleco. La actual administración, en quienes se tenía la esperanza que destrabara el conflicto, se ha encontrado con un escenario que no era tan simple y realmente se transformó, tal como lo dijo el diputado José Pérez, en un monumento a la burocracia, el más grande de Chile.

Pero de proyectos viales sin avances significativos, nuestra provincia sabe mucho. Si no fuera por las obras que se ejecutan actualmente en la ruta Q-50 o más conocida como Ruta a Cabrero, prácticamente, no habría avances significativos en materia carretera.

El Paso Pichachén por un lado, ha pasado a ser parte del discurso de las autoridades, sin que hasta ahora existan luces de que la inversión para su construcción va a existir. Lo mismo ocurre con la carretera a Nahuelbuta. Estas rutas, no tienen aún fechas definidas, siendo que la provincia de Bío Bío es una zona que cobra real importancia al momento de aportar al PIB del país.

Asimismo, basta recorrer la zona rural, para darse cuenta de la escasa pavimentación de caminos que existe para que los pequeños y medianos agricultores puedan sacar sus productos de la zona.

El Ministerio de Obras Públicas o bien la Seremi del MOP a nivel regional, deben comenzar a hablar claramente de plazos, momentos y tiempos de construcción. La zona no puede esperar más por el progreso. Lo que ocurre en las vías de la ciudad de Los Ángeles es un claro ejemplo de procedimientos que no se pensaron hace algunas décadas y que no permiten una mejor calidad de vida para sus habitantes en la actualidad. Lo mismo puede pasar con la economía, si las grandes rutas no se encuentran con la debida infraestructura para el tránsito y comercialización de productos.

En este sentido, cobra importancia el rol de los alcaldes de las 14 comunas de la provincia, en exigir a sus autoridades centrales, que permitan que el progreso al mundo empresarial y rural llegue de una vez por todas, especialmente si la mayor cantidad de inversiones se mantienen centralizadas en la capital. A veces, son pocos habitantes comparados con las grandes urbes, pero el impacto social de los caminos, permite una movilidad social que mejora a las familias.

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes