jueves 12 de diciembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Editorial

Tránsito en Los Ángeles: una olla a presión

Mientras las autoridades buscan la mejor solución posible para mitigar el impacto de las reparaciones, la comunidad debe apoyar responsablemente, disminuyendo el uso de vehículos particulares por las calles con mayor flujo en las horas peak.


 Por Cristian Delgadillo Rosales

Opiniones.gif

Faltan sólo dos días para el comienzo del mes de marzo y la gran cantidad de reuniones que se han realizado, tanto en la gobernación como en el municipio, hacen ver que no se viene fácil.

El objetivo de esta editorial no es empañar los grandes avances –y necesarios– que se están realizando en materia vial en Los Ángeles. Hace mucho tiempo que faltaba inversión pública en esta zona y al fin es algo que se está logrando.

No obstante, el desorden vial presente a la fecha invita a una reflexión sobre las medidas urgentes.

La llegada de marzo, junto con una saturación de vehículos en las calles, los arreglos y los desvíos, no serán un tema fácil de sortear, tanto para los automovilistas como para las autoridades que, sin duda alguna, serán cuestionadas por los costos del progreso.

El cruce Antuco, que lleva cerca de un 7 por ciento de avance, es el homenaje a la lentitud en el desarrollo de proyectos. Recordemos que este abandono generó que el alcalde se manifestara en una protesta contra las autoridades y que el mismo diputado José Pérez fuera a encarar duramente a la ministra de Vivienda y Urbanismo, Paulina Saball, para que la obra se retomara de una vez por todas. Pero bueno, sigue ahí y nos acompañará seguramente durante todo el año.

De la misma manera, la entrada de los niños a las nuevas instalaciones del colegio San Rafael al interior de avenida Sor Vicenta se podría transformar en un gran problema debido a lo estrecho de la calle y el tránsito constante de buses rumbo al terminal.

Suma y sigue. La avenida Los Ángeles, el ingreso por la ruta a Nacimiento, las reparaciones de avenida Los Carrera y Gabriela Mistral son parte de los obstáculos que tendrán que enfrentar los automovilistas.

Pese a que no hay contaminación excesiva, la restricción vehicular o el fomento del uso de la locomoción colectiva parecen una alternativa razonable para descongestionar en parte las arterias.

Un modelo aplicado en algún minuto en la capital fueron las vías exclusivas, o la prohibición de tránsito por ciertas calles cuando viaja una persona sola al interior del vehículo. En este caso, tales determinaciones podrían ser parte de las soluciones paliativas.

De la misma manera, se hace necesario un control estricto de Carabineros de Chile, para que los camiones respeten la ordenanza municipal y no transiten por el centro durante el día.

Criterio y colaboración de los conductores de vehículos son la receta perfecta para evitar la saturación vial. De lo contrario, habrá que prepararse para meses complicados.

Mientras las autoridades buscan la mejor solución posible para mitigar el impacto de las reparaciones, la comunidad debe apoyar responsablemente, disminuyendo el uso de vehículos particulares por las calles con mayor flujo en las horas peak.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes