suscríbete al boletín diario

Editorial

Cuando se abren caminos, se abren oportunidades

El futuro se ve prometedor, cargado de ilusiones, pero de eso la gente ya sabe mucho. Hay confianza en que nuevas rutas, caminos rurales, carreteras y mejoras de calles le devolverán la fluidez al tra


 Por La Tribuna

Opiniones-1.gif

 

Durante la jornada de este viernes se puso en marcha el sistema de pasos en desnivel de la ruta Q-50 por la ciudad de Cabrero. Esta importante vía conectará con la ruta 5 Sur en un ambicioso proyecto que unirá las ciudades de Concepción, Yumbel y Cabrero con la principal carretera de nuestro país.

Desde los tiempos de la Colonia, los caminos han sido un elemento fundamental a la hora de establecer los sistemas de transportes y telecomunicaciones entre las diversas comunidades, ciudades y regiones del país.

Con estas mega construcciones no sólo se optimizan los traslados comerciales y particulares, sino también se establece la soberanía hasta el último lugar de nuestro país.

En lo que respecta a la provincia de Bío Bío, la realización de nueva infraestructura vial no ha resultado fácil. Obras como el cruce Antuco, la carretera Nahuelbuta y el camino al paso internacional Pichachén son sueños que la comunidad anhela ver concretados.

Sin embargo, hay que destacar el esfuerzo de los últimos gobiernos en la construcción de la ruta Q-50. Esta iniciativa es una solución que buscaba la zona hace décadas, y que muy pronto se hará realidad.

El Gran Concepción, nuestra capital regional, estaba estancado. Esto, porque creció internamente en el ámbito vial, pero prácticamente nada en los últimos 10 años para salir de la ciudad y trasladar las mercancías desde los puertos de Talcahuano y Lirquén.

Pero también, siendo Los Ángeles un importante polo agrícola y forestal, necesitaba estar más cerca de la segunda capital de Chile a fin de poder desarrollarse de mejor forma.

La importancia de tener rutas internas y externas de excelencia radica en que afectan positivamente la calidad de vida de las personas. En el caso de Los Ángeles, por ejemplo, se está realizando una cantidad importante de obras para mejorar sus calles y avenidas, pero está claro que todo ese progreso llegó tarde. La ciudad está colapsada, a lo cual se agrega que muchas obras se ejecutaron simultáneamente.

Sin embargo, hay que pensar positivamente y exigir que las autoridades cumplan su palabra. Desde la Seremi de Transporte, en conjunto con el alcalde de Los Ángeles, se está trabajando en un plan de reordenamiento vial que permitirá descongestionar las calles.

En obras macro, el subsecretario de Obras Públicas, Sergio Galilea, aseguró que en 2016 se iniciarán los trabajos de la ruta Nahuelbuta, carretera que sin duda alguna cambiará para siempre y para bien la vida de las comunidades involucradas.

El futuro se ve prometedor, cargado de ilusiones, pero de eso la gente ya sabe mucho. Hay confianza en que nuevas rutas, caminos rurales, carreteras y mejoras de calles le devolverán la fluidez al transporte, al empleo y a nuevos emprendimientos.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes