suscríbete al boletín diario

Editorial

La importancia de las vacaciones en la infancia

Hay que aprovechar a la familia y esta acción debe ser la prioridad número uno de cada individuo, ya que es una instancia para enseñar los valores que hoy, muchas veces se han perdido o se han aprendi


 Por La Tribuna

Opiniones-1.gif

Hace ya 20 días comenzó la temporada de verano en nuestro país, un espacio que tienen principalmente los más pequeños y jóvenes de la casa para poder descansar y reponer fuerzas para el año escolar o universitario que comienza en marzo. De la misma manera, los padres, a pesar de tener menos tiempo libre con sus hijos en casa, pueden aprovechar más tiempo junto a sus familias y afiatar los lazos afectivos que generalmente están distantes durante el año.

Muchas personas, como usted, estimado lector, están actualmente pensando qué hacer, dónde ir o qué tipo de panoramas se pueden realizar para mantener entretenidos a los menores.

Sin importar la elección, lo más importante que debe prevalecer en el objetivo del descanso es que el tiempo en familia es vital, porque estas instancias de comunión están prácticamente imposibilitadas durante el resto de los meses.

La psicóloga de la  Clínica Alemana Solange Anuch ha señalado que las vacaciones “son un importante material para la salud mental, física, familiar y social. Además de ser un tiempo de recreación para estar con la familia o seres queridos, también es una oportunidad para refrescar la mente con nuevos temas y actividades, algo que sirve para retomar o corregir la ruta que llevamos, un espacio para hacer balance de lo que estamos haciendo y así poder proyectarnos con más entusiasmo”.

Pero uno de los temas más importantes que deben analizar los padres son los recuerdos familiares. Los niños deben guardar gratas experiencias, independiente de los recursos económicos que tenga la familia. Si se trata de grandes viajes al extranjero, visitas a otras regiones o experiencias en casa, lo cierto es que el recuerdo de un buen verano perdura. En ese sentido, los niños podrán replicar sus experiencias en el futuro con sus hijos, rememorando las actividades que alguna vez hicieron con sus padres.

Los investigadores a lo largo del mundo están convencidos de que esos recuerdos agradables ayudan a automotivarse, sin depender de recompensas externas, como las alabanzas o el dinero. Hay que aprovechar a la familia y esta acción debe ser la prioridad número uno de cada individuo, ya que es una instancia para enseñar los valores que hoy muchas veces se han perdido o se han aprendido erróneamente por televisión.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes