suscríbete al boletín diario

Economía

Experto local entregó recomendaciones para enfrentar marzo

Para una familia promedio, el total de gastos puede ascender en $440 mil pesos.


 Por La Tribuna

06-03-2019_20-16-391__21.1.jpg

Marzo no aparece sin aviso, el mes más temido que hace temblar la billetera, llegó, y se estima que en promedio el gasto familiar aumenta un 34,5% en el tercer mes del año.

Un ejemplo de ello, para una familia con dos hijos en edad escolar, los gastos de uniforme pueden llegar a $50 mil por cada uno, en útiles escolares el promedio de una lista básica alcanza los 40 mil pesos, una matrícula puede costar en promedio, unos $90 mil, y si a eso le sumamos un permiso de circulación de $80.000, el total de marzo asciende en 440 mil pesos.

Y frente a esto, ¿qué hacen las personas?: se endeudan, y así marzo termina persiguiéndonos por tres, o seis meses más dependiendo de la opción de crédito o préstamo que haya convenido con alguna tienda o entidad bancaria.

Para nadie es fácil conllevar marzo, aún existen quienes ahorran para su llegada, e incluso algunos simplemente sacrifican sus vacaciones, todo por enfrentar de forma tranquila este ‘temible’ mes. Pero, ¿qué pasa con las miles de personas que no lo hicieron?

Es por eso, que en entrevista con La Tribuna, el experto y director de ingeniería comercial de la Universidad Santo Tomás, sede Los Ángeles, Jorge Núñez, entregó algunas recomendaciones para enfrentar este mes, y en el caso que decida endeudarse, lo haga de la mejor manera posible.

“Lo primero, y es lo que uno siempre se recomienda, que haya un presupuesto familiar en el cual uno vaya priorizando los gastos, y cuando uno habla de priorizarlos, en el fondo es definir, en primer lugar, los gastos que vienen rezagados que generalmente tienen que ver con los regresos de vacaciones, pago de deuda de tarjeta de crédito, créditos de consumo, cobros de intereses por uso de línea de crédito, y otros gastos que vengan rezagados. Ahora, producto de estas famosas promociones de Navidad, mucha gente se le mezcla marzo con los gastos de Navidad,  con el ‘no pague hoy, pague en dos meses más’, también se te vienen ahora en marzo”, manifestó.

A ello, el profesional agregó que uno debería priorizar por el inicio del año y los gastos escolares a lo que se suman los automotrices, “ahí tenemos las revisiones técnicas en el caso que se requiera, gastos de mecánicos, el Soap, permiso de circulación, pago de las patentes, pago contribuciones, esa es como la única parte que uno tiene que tener prevista, que justo también marzo se mezcla con el pago del primer trimestre, y este año también depende mucho de si la persona trabaja a honorario o como dependiente. En el caso a honorario, este año ya empieza a regir en el tema del descuento que se va a realizar por primera vez, para aportar al tema de AFP y Salud. Eso es como lo principal”.

Del mismo modo, consultado sobre las opciones que sirven para enfrentar de mejor forma el mes de marzo, Núñez explicó que generalmente uno trata y le recomienda a la gente que siempre tenga su capacidad de pago referente a lo que él piensa que va a gastar durante el año, “pero lamentablemente en Chile la mayoría de la gente no gana como para ahorrar, es decir, es una costumbre que se ha ido perdiendo, entonces ahí lo que uno puede asociar o puede definir cuánto puede pagar y bajo qué instrumento utilizar”.

Añadiendo que “lo que uno generalmente dice es que si ya no tengo la capacidad de pago, el primer consejo es ahorrar durante el año, ya si no ahorré y necesito plata, es utilizar las herramientas como la línea de crédito, si no tengo esas dos opciones ya caer en deuda con la tarjeta, aunque la tarjeta es lo más caro que uno puede optar”.

¿CRÉDITO O TARJETA?

En el caso del usar la tarjeta o considerar pedir un crédito, el experto recomienda el segundo, por tener una menor tasa de interés.

“El crédito de consumo por tasa sale bastante más recomendable que utilizar las tarjetas, la línea de crédito es un crédito de consumo permanente, que está ahí disponible,  tiene una tasa más alta que un crédito de consumo regular, pero no es recomendable utilizarlo, porque en el fondo dice que la persona se endeuda para invertir y si la inversión genera más de lo que la plata me cuesta, yo me embarco en un crédito”, sostuvo Jorge Núñez.

A lo que añadió que “si me tengo que embarcar en un crédito para financiar mis gastos, la recomendación es que uno reduzca esos gastos, pero nuevamente, la cultura en Chile no se mide en lo que se endeuda, y la deuda recomendada generalmente es un 25% de lo que ingresa, o sea si yo gano 100, debería estar pagando en deudas 25, y los chilenos generalmente estamos endeudados en 70 y ganamos 100, entonces es bien complejo entrar a recomendar algo ahí entremedio”.

Del mismo modo recalcó que lo que nunca se debe hacer es pagar un crédito con otro crédito, más conocido como ‘la bicicleta’, porque en algún momento la cadena se rompe, “si se rompe hoy día en Chile hay herramientas que son, por ejemplo el tema de la ley de re emprendimiento, que también te permite si estas con insolvencia poder reconocer esa situación, y tratar de partir de cero, que eso también es algo que uno podría recomendar”, concluyó.

Si bien, endeudarse con un crédito, es una medida a la que nadie quisiera llegar, pero que puede ser de gran ayuda si lo dejó con el agua hasta el cuello, el mejor y mayor consejo es organizarse, se sabe que es difícil, pero un poco de ahorro cada mes durante el año, puede ser la diferencia entre navegar marzo con tranquilidad, o terminar sacando el agua con balde.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes