lee nuestra edición impresa

Destacados

Antuco le declara la guerra al retamo y busca opciones para su control

Se considera que el arbusto, introducido hace más de 50 años, es una plaga que perjudica la actividad agrícola local y que incluso afecta la saludad de las personas. Por medio de una mesa de trabajo con distintos actores públicos y privados, se buscarán opciones que permitan su control.


 Por Juvenal Rivera

retamo-3

El retamo o retamillo es un arbusto de características flores amarillas que fue introducido a la zona de Antuco a mediados de los años 60 para controlar la erosión en la zona cercana al canal Abanico, en el marco de las obras de construcción de la central hidroeléctrica del mismo nombre.

Es que los suelos arenosos fueron horadados por las lluvias, que suelen ser intensas en esa zona cordillerana y afectaron a una parte fundamental de la primera obra hidráulica de un total de tres que se levantaron en ese territorio.

En ese tiempo, la Empresa Nacional de Electricidad SA (Endesa), entonces una compañía estatal, tuvo la idea de introducir el retamo, una especie que se adapta muy bien a los referidos suelos arenosos.

Sin embargo, lo que se inició como una iniciativa necesaria para enfrentar una situación puntual, al cabo se ha convertido en un problema para los vecinos de Antuco.

Es que en este medio siglo, desde que fue introducido por primera vez, el retamo se ha multiplicado sin control por toda la comuna. El problema es que forma densas poblaciones que impiden el desarrollo de otras especies.

Como si fuera poco, esta misma condición propicia que aumente el riesgo y propagación de los incendios forestales, además de perjudicar el desarrollo de la apicultura. Asimismo, existen sospechas de que este arbusto tendría efectos en la salud de las personas debido a las alergias.

Por la misma razón, Miguel Abuter León, alcalde de Antuco, detalló que tomó la decisión de dar forma a una mesa de control del retamo, cuyo propósito fundamental es hacer frente a esta plaga que tiene de cabeza a los pequeños productores de la comuna.

En una primera instancia, buscó ayuda en la sede Los Ángeles de la Universidad de Concepción, y la semana pasada se incorporaron otros actores, como la Corporación Nacional Forestal (Conaf) y la empresa eléctrica Enel (continuadora de Endesa, aunque ahora es propiedad de una multinacional italiana).

Helen Díaz, directora general del campus Los Ángeles de la UdeC, precisó que a raíz de la experiencia en Antuco, se puede verificar que “retamillo o remato se ha convertido en una especie invasora muy agresiva, de difícil manejo y control”

A su juicio, la formación de la mesa de control del retamo “ha sido un paso gravitante que ha incorporado a otros actores”, de forma de “generar control y manejo que permita subsanar esas dificultades”.

En lo más inmediato, Díaz reseñó la necesidad de reuniones periódicas, tal como la prevista para fines de diciembre, “donde esperamos tener avances como la determinación de las zonas más afectadas y que nos permitan ir proyectando vías de financiamiento para generar proyectos para su control”.

A juicio de la profesional, también es importante verificar la “relación de la comunidad con la especie invasora y cómo avanzar en la educación ambiental que es necesaria para que la comunidad se haga parte de estas acciones de control y manejo de estas especies”.

También estuvo Daniel Ancán, responsable de Sostenibilidad del sur de Chile de Enel, quien se mostró abierto a “ver de qué manera podemos colaborar para abordar esta situación. Desde el municipio nos invitaron a esta primera conversación. Estamos a la espera de ponernos de acuerdo para saber cómo proceder y que sea concordante con las líneas de la compañía”.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes