suscríbete al boletín diario

Destacados

Cuando el volcán Antuco tuvo una enorme mega erupción y ocasionó un mega-aluvión


 Por Juvenal Rivera

13-1, Volcán Antuco (1)

El volcán Antuco es una postal infaltable para quien vaya hacia esa zona cordillera. Su cono casi perfecto es motivo de cientos de fotografías de todos aquellos visitantes que se internan por enrevesados caminos hasta llegar a sus faldas y apreciar la impresionante naturaleza de esa zona de la Cordillera de Los Andes.

Con casi 3 mil metros sobre el nivel del mar, el macizo cordillerano está flanqueado por la Sierra Velluda, formación montañosa de poco más de 3 mil 500 metros sobre el nivel del mar, y por la laguna del Laja, uno de los mayores embalses naturales del país.

Todo ese apacible entorno tiene, hace poco más de una década, la categoría de reserva mundial de la biosfera por la rica biodiversidad natural.

Sin embargo, la actual fisonomía hace imposible presumir que hubo un tiempo – hace varios miles de años atrás – en que esa zona fue extremadamente convulsa, con impresionantes manifestaciones de la naturaleza fueron extremadamente brutales.

Cristian Farías Vega, doctor en Geofísica de la Universidad de Bonn en Alemania y profesor asistente en la Universidad Católica de Temuco, publicó una nota en el diario La Tercera. Ahí cuenta cómo se formó el volcán Antuco y el impacto brutal en el valle central de la provincia de Biobío.

SIEMPRE CONVULSO

Ese macizo volcánico, según Farías, “está lejos de ser una montaña solitaria y tiene una tremenda historia que conocer. Una que se remonta a momentos donde estábamos llenos de hielo, y que no comienza con él, sino que con el volcán Sierra Velluda, que está al lado. Es esta Sierra de forma tan llena de puntas, y que los andinistas encuentran bastante difícil de subir, la primera zona a través de la cual comenzó a salir magma allá, hace más de 500 mil años”.

La Sierra Velluda comenzó a crecer y crecer debido a su actividad volcánica y así lo hizo por por varios cientos de miles de años. Sin embargo, hubo un momento, hace unos 300 mil años se detuvo y hoy es un volcán extinto.

Pero como el magma siempre quiere subir, al costado de la Sierra Velluda comenzó a crecer y formarse otro volcán, el que ahora llamamos Antuco. Todo eso hace recién cerca de 150 mil años.

En un principio, ese incipiente volcán tuvo erupciones que involucraron muchos tipos de magma y, por ende, variados tipos de erupciones. Luego vino una glaciación y toda la zona se cubrió de hielo.

Cuando las enormes masas de hielo desaparecieron, según Farías, “algo extraordinario ocurrió en el volcán: colapsó”.

¿Qué sucedió? “El magma que alimentaba al volcán comenzó a calentar al agua que estaba contenida dentro de su cono. Esto puede parecer inocuo, pero la verdad es que no lo es. Un caso más terrible ocurrió con el Monte Bandai, nuevamente en Japón, en 1888. Esa vez la altísima presión a la que estaban siendo sometidas el agua y los gases volcánicos dentro del volcán fueron tan grandes que “debilitaron” mucho la estabilidad del cono volcánico y, cuando ocurrió un terremoto de magnitud 5 cerca, provocaron el colapso de todo un flanco del volcán. La erupción fue inmensa, y generó la muerte de más de 450 personas que vivían cerca”.

Algo parecido al Bandai pasó en Antuco hace unos 6.500 años por el colapso de una parte de su cono: “el colapso fue de tal magnitud que hay cerros cercanos a él formados en parte por la avalancha volcánica, y se han visto depósitos de este colapso a unos 20 kilómetros río abajo del valle del Laja”.

EL MEGAALUVIÓN

Pero eso no fue todo. Esos procesos eruptivos en el Antuco afectaron al lago del Laja: “Durante miles de años, los ríos de lava del Antuco fueron poco tapando la salida del río Laja, lo que ayudó a generar el Lago. Este tremendo colapso del volcán llevó a que la cantidad de agua en el lago aumentara casi 10 veces y subiera su nivel en unos 200 metros. Tal como lo leen, ¡200 metros!”.

El punto es que, “de acuerdo a los trabajos presentados por Hugo Moreno del Sernageomin, y sus colegas, en la revista Journal of Volcanology and Geothermal Research y en el XV Congreso Geológico Nacional en 2018, esta enorme cantidad de agua comenzó a entrar dentro del volcán, lo que llevó a más erupciones, gracias a que entraron en contacto con el magma que alimentaba al Antuco”.

¿Qué pasó? “Llegó un momento cuando el tapón que creó el volcán no soportó más y se generó un mega aluvión que llegó hasta el océano Pacífico a través de los ríos de la zona. Los depósitos de este aluvión aún se encuentran en la depresión intermedia de la región del Biobío”.

En el estudio de Moreno – que presentó su trabajo “The most catastrophic Late Holocene geologic process in Central-South Chile: the Antuco volcanic debris avalanche-induced Laja Lake flooding, 37.4° S”-, “se trata del aluvión más grande que jamás se ha visto debido a la acción directa o indirecta de un volcán, al menos en Chile”.

Dicho aluvión arrastró miles de toneladas de lava que devinieron en enormes arenales, los mismos que caracterizan hasta ahora la zona conocida como la Isla de la Laja, que está entre los ríos Laja y Biobío.

De acuerdo a Cristian Farías, después del colapso del Antuco, el volcán “comenzó una nueva fase de su vida, ahora mucho más calmada, donde estuvo alimentado por magmas poco viscosos, que suelen llevar a erupciones poco explosivas. Así, comenzó a crear su nuevo cono sobre las bases que quedaron del volcán antiguo. El Antuco 2, que vemos ahora, no es tan versátil como su antepasado, ni tampoco ha tenido un colapso tan grande”.

Sin embargo, advierte el especialista, los lahares que podrían generarse sí son un potencial peligro para quienes viven cerca”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes