suscríbete al boletín diario

Destacados

El caso del adulto mayor que fue brutalmente asaltado en pleno centro de Los Ángeles

Hija reclama porque su padre no fue asistido por los transeúntes después de terminar tirado en la calle cuando fue asaltado por una pareja de delincuentes que le arrebataron su dinero.


 Por Juvenal Rivera

Calle Villagarán con Lientur

Don Sergio caminaba tranquilo por la calle Villagrán. Venía saliendo del Banco Santander, en el centro de la ciudad, después de haber retirado poco más de 2 millones de pesos, producto de la venta de sus animales en la feria ganadera del sábado último. El fruto de su trabajo en el campo se traducía en ese dinero que había retirado y metido en una vieja y gastada mochila que llevaba del brazo.

Había viajado temprano desde El Chequén, por el camino a Nacimiento, a poco más de 20 kilómetros de Los Ángeles. Su hija Ángela lo había llevado temprano e iría a buscarlo como solía suceder, después que hiciera sus trámites, él le avisaría para que lo fuera a dejar de vuelta al campo. Así lo hacían desde siempre, más aún con la pandemia del coronavirus que los obligó a evitar las aglomeraciones de los buses que hacen el mismo recorrido.

Como eran cerca de las 2 de la tarde y ya era la hora de almuerzo, don Sergio pasó a comprarse un sándwich por calle Villagrán, cerca de la Costanera, a pasos de la Vega.

Fue en ese momento, en que un tipo joven, vestido con ropa deportiva, se le aproximó por la espalda, le tiró la mochila de brazo y salió huyendo.

Pero don Sergio no se amilanó: a sus 67 años, tiene una buena condición física gracias a la laboriosa actividad en su campo y emprendió la persecución por Villagrán, al llegar a Lientur, a una hora en que decenas de personas transitan por las calles de ese concurrido sector de la ciudad.

Sin embargo, no contaba con que el delincuente tuviera un cómplice que observaba la situación desde cerca. De hecho, cuando estaba iniciando su carrera, este otro delincuente le hizo una zancadilla que le causó una aparatosa caída en plena calle, terminando todo despatarrado y moreteado.

A los pasos, ambos – asaltante y cómplice- abordaron  un vehículo blanco relativamente nuevo y escaparon con la mochila vieja que contenía los dos millones y medio de pesos que había sacado hacía poco del banco.

“Nadie lo ayudó ni siquiera a pararse, ni lo acompañaron o le dieron siquiera un vaso de agua. Nadie hizo nada de nada”, se queja su hija Ángela, quien llegó al lugar a poco de perpetrado el robo.

Además de lamentar el delito en sí mismo –“ese dinero es el fruto de su trabajo de un año en el campo -, su mayor reclamo es la “indolencia generalizada” de las personas que transitaban por ese lugar y que no lo socorrieron, pese a ser una persona mayor.

La mujer cuenta que su padre aún tiene muy vivo el profundo “daño emocional” de ser víctima de la delincuencia en que termina tirado en la calle, sin su dinero y profundamente violentado por un episodio así.

SEGURIDAD

Además, Ángela advierte por el aumento de la delincuencia, perjudicando especialmente a los adultos mayores por ser los más vulnerables.

Es que tanto como don Sergio, cualquier persona de edad avanzada está expuesta al actuar de estas bandas de delincuentes que esperan el momento para acometer en contra de sus víctimas. “Este tipo de cosas antes no sucedía”, se lamenta mientras aboga para que las personas mayores tengan especial cuidado a la hora de realizar sus trámites en lugares de alta aglomeración de personas, más aún si hay dinero de por medio.

MARCADO

De acuerdo a lo que le dijeron los funcionarios de Carabineros cuando fueron a realizar la denuncia respectiva, lo más probable es que don Sergio haya sido seguido y marcado desde el mismo momento en que retiró el dinero.

Después fue cuestión de esperar el mejor momento para arrebatarle el bolso donde guardó ese dinero y escapar a toda velocidad.

Hay cámaras de vigilancia de los locales cercanos que tienen registro del atraco. Eventualmente se podría identificar a los responsables del delito así como el vehículo – uno relativamente moderno – que fue empleado para escapar con rapidez.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
Adulto Mayorasaltocalle villagráncentro de los angeles

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes