suscríbete al boletín diario

Destacados

Presidente de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos: “Tenemos harta representatividad, nos respetan”

En el Día del Dirigente Vecinal, Héctor Alveal puso de relieve el rol de las organizaciones y su trabajo para exponer los planteamientos de la comunidad. “Es un trabajo de mucho sacrificio. La comunidad tiene que ver que a nosotros no nos pagan”, afirma.


 Por Juvenal Rivera

11-1, Héctor Alveal, presidente de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos

Héctor Alveal comenzó a liderar la junta de vecinos de la población Pedro Lagos, sector casas, en 2010, poco tiempo después que se formó la nueva unidad vecinal de ese conjunto de 120 viviendas que se comenzó a construir en los años 70. “Salí elegido presidente hace 10 años y de aquí no me han sacado más”, señala.

Una década más tarde, no solo sigue a cargo de su barrio, sino que – desde 2018 – también lidera la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Los Ángeles que reúne a más de 110 juntas de vecinos, principalmente del área urbana de la capital provincial.

Un desafío enorme para un hombre oriundo de Coronel, hijo de mineros y que pasó buena parte de su vida trabajando en la planta de celulosa en Laja de la empresa CMPC. Hasta que, ya jubilado, decidió radicarse definitivamente en Los Ángeles donde ha ocupado buena parte de su tiempo disponible en el trabajo vecinal.

A sus 72 años, la celebración del Día del Dirigente Social y Comunitario – que rememora la ley de 1968, que le dio forma legal a las juntas de vecinos -, lo encuentra atareado en su rol de presidente de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos.

Asume que este año no se llevará a cabo la tradicional ceremonia masiva que realiza la municipalidad para homenajear a los dirigentes sociales de la comuna. Es que la contingencia del coronavirus ha trastocado los distintos ámbitos de la actividad pública, incluidas las manifestaciones.

Sin embargo, Alveal sostiene que el trabajo dirigencial no se detiene porque, justamente en estos tiempos de emergencia, su rol adquiere una importancia mayor debido a las múltiples necesidades que surgen, especialmente en los sectores más afectados por las consecuencias económicas de la pandemia.

INICIOS

Héctor Alveal recuerda que cuando asumió como presidente de la junta de vecinos de la población Pedro Lagos, había varios asuntos que preocupaban a los residentes: desde veredas en mal estado hasta microbasurales en la placita del vecindario, pasando por la urgencia de mejorar la seguridad por los permanentes robos. “La plaza tenía una pileta que nunca funcionó y que servía para que los cabros fueran a tomar y fumar”, rememora.

Todo fue cambiando con el tiempo, con dedicación y paciencia. “Todo eso lo fuimos arreglando de a poco en nuestras reuniones con la municipalidad”, señala. No solo se arreglaron las veredas, sino que se mejoró la iluminación de las calles, se aumentaron los patrullajes policiales, se instalaron juegos infantiles y se pusieron letreros para no tirar más basura. “Y todo eso gratis para los pobladores”, acota con un dejo de satisfacción.

Justamente ese trabajo le permitió ir ganando experiencia: “Es difícil, a veces uno no sabe hacer los trámites o a quién dirigirse. A través de las reuniones, fuimos adquiriendo experiencia y eso me sirvió para llevarlo a la comuna entera. Ahora me llaman de cualquier sector, de donde sea y para lo que sea, y siempre le buscamos solución. Estamos trabajando constantemente”.

UNIÓN COMUNAL

Eso lo dice a propósito que desde el 2018 preside la Unión Comunal de Juntas de Vecinos, cargo al cual accedió gracias al trabajo desplegado en su territorio.

Con más de 115 juntas de vecinos a su cargo, de las cuales 19 rurales, destaca que “tenemos harta representatividad, nos respetan. Es un trabajo de mucho sacrificio. La comunidad tiene que ver que a nosotros no nos pagan. Nos reunimos con las autoridades en representación de los pobladores y muchas veces somos incomprendidos, nos retan. La responsabilidad de quien debe hacer las cosas es del alcalde, de la municipalidad. Nosotros la exponemos, la gestionamos pero no la decidimos”. A su juicio, “las juntas de vecinos somos los ojos de la municipalidad, ven lo que sucede alrededor y lo comunican a las autoridades. Así, de a poquito, vamos arreglando nuestra ciudad, con los desafíos mayores que son la delincuencia, la falta de iluminación”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes