suscríbete al boletín diario

Destacados

¿En qué está el sueño de una carretera que una San Rosendo con Hualqui?

El alcalde de la comuna ferroviaria aseguró que se trata de un camino “estratégico”, ya que da conectividad a las comunidades rurales y mejora su calidad de vida. Sin embargo, la Dirección de Vialidad le pone paños fríos y explica que los estudios deben determinar que sea una “alternativa rentable”.


 Por Juvenal Rivera

Ruta San Rosendo Hualqui

En los años 50, la sola idea de pensar en una ruta que uniera Nacimiento con Concepción era una verdadera locura. Atravesar la abrupta geografía de la Cordillera de Nahuelbuta parecía una obra demasiado difícil para la tecnología, conocimientos y capacidad financiera de esos tiempos.

Sin embargo, en la citada época, un grupo de hombres encabezado por Celedonio Medina, alcalde de Nacimiento en esos años, emprendió una aventura por esos confines. A caballo, se internaron en una zona escasamente conocida, abriéndose paso entre bosques espesos, vadeando ríos y buscando senderos para esquivar las quebradas más profundas. Al final, ese viaje de varios consiguió su propósito, porque ayudó para dar forma a una huella en medio de esa selva.

Sin saberlo, ese grupo de hombres fue el precursor de lo que ahora conocemos como Ruta de la Madera, un camino pavimentado que une Nacimiento con Concepción, pasando por Santa Juana. Y 50 años después de aquel viaje en medio de las selvas inexpugnables de la Cordillera de Nahuelbuta, a mediados de los 90, un grupo de autoridades encabezadas por el Presidente Eduardo Frei Ruiz-Tagle, y con Ricardo Lagos como ministro de Obras Públicas, se ponía en marcha esa vía, la primera en el país que se construía bajo la modalidad de concesión.

La historia de la Ruta de la Madera viene a cuento a propósito de otra obra que, por ahora, duerme el sueño de los justos, pero que puede ser una nueva alternativa de conexión con la zona del Gran Concepción.

Se trata de la Ruta San Rosendo-Concepción, conectando con Hualqui. Es una vía de unos 40 kilómetros de longitud que va en paralelo a la actual línea férrea (el famoso “Corto Laja”) que, a su vez, serpentea por la margen norte del río Biobío.

Si bien ya hay varias opciones para una comunicación expedita por carretera con la capital regional, como la nueva autopista Cabrero-Concepión, la alternativa de San Rosendo por Hualqui permitiría integrar a territorios que han vivido en una permanente condición de aislamiento y postergación.

Bien lo sabe el alcalde de San Rosendo, Rabindranath Acuña. “Para nosotros es un camino estratégico y de toda lógica con la pronta construcción del puente Amdel entre Talcamávida y Santa Juana”, comenta la autoridad comunal.

¿Por qué es estratégico? El mismo jefe comunal lo explica: “Estratégico, ya que le da conectividad a nuestras comunidades rurales; mejora su calidad de vida. De más está decir que es la ruta más corta para llegar a Concepción”.

Incluso, propone una opción distinta a la conexión con Hualqui que, por supuesto, parte en el pueblo de San Rosendo, sigue hacia Los Despachos, luego Gomero hasta arribar a Talcamávida. “Esto, en el Ministerio de Obras Públicas, se conoce como la ruta costera por el Biobío”, acota Acuña.

¿QUÉ DICE EL MINISTERIO DE OBRAS PÚBLICAS?

Los años 90 fueron una época de frenesí en la construcción de caminos en el país, como parte del esfuerzo por conectar el territorio y, principalmente, como una palanca importante para el desarrollo económico.

Solo en la provincia de Biobío se ejecutaron varias obras de relevancia, como el camino a Antuco, a Santa Fe, a Cerro Colorado; el recarpeteo de la ruta a Nacimiento; los tramos de la vía precordillerana desde Tucapel hasta Quilleco, y así sucesivamente. Eso, sin contar con las carreteras ejecutadas por el sistema de concesiones, como la mencionada ruta Nacimiento-Concepción por Santa Juana, y la nueva Ruta 5 Sur, cuyo tramo provincial se puso en marcha en 2001.

En ese tiempo, se conoció que el plan exploratorio del Ministerio de Obras Públicas también consideraba la construcción del puente entre Laja y San Rosendo, como primer paso hacia la materialización de una buena ruta. Incluso, hubo algunos estudios sobre ese tramo. Sin embargo, en los años siguientes, esta alternativa fue perdiendo interés y cayó en una suerte de letargo.

Al respecto, el director de Vialidad, Claudio Deney, resalta la importancia de este proyecto por cuanto “genera otra vía de integración con la capital regional y puertos, y en este caso integrar la cabecera de la comuna de San Rosendo con Concepción”.

Sin embargo, advierte que esa vía compite con la ruta Cabrero y con la ruta de la madera. “Por eso, el tema de rentabilidad es complejo”, acota.

Aquel estudio de ingeniería de hace 20 años, dice Deney, “ya no corre tanto por su diseño antiguo como por su falta de rentabilidad. Por eso, ahora existe ficha para postular que se realice un estudio de preinversión que analice las alternativas, evalúe su rentabilidad, y defina la solución técnica y económica más conveniente”.

Después de ese análisis previo, “deberá contratarse un estudio de ingeniería de detalles. Terminado eso, habrá que postular a financiamiento la realización de las expropiaciones y posteriormente postular las obras a financiamiento, en el supuesto de que podrá identificarse una alternativa rentable”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes