lee nuestro papel digital

Desarrollo

Con carta en Braille comercios angelinos  apuestan por la inclusión

Cada vez son más los comercios en los cuales hay elementos adaptados para personas en situación de discapacidad.


 Por Glenda Ahumada

Touch Keys Visually Impaired Braille Hands Read

El Tratado de Marrakech es un acuerdo que promueve el acceso a las obras publicadas, entendido como todo lo que se puede leer, para personas ciegas o con discapacidad visual en texto impreso.

Esta iniciativa forma parte de un conjunto de tratados internacionales, donde el principal objetivo es facilitar un texto que pueda ser leído en braille para personas con alguna discapacidad visual y otras dificultades.

En Chile este tratado se promulgó el 2016 otorgando a las empresas la opción de integrar en sus reglamentos publicaciones impresas adaptadas.

En Los Ángeles esto se visibiliza gracias al trabajo conjunto de la municipalidad con el Centro de Rehabilitación Amilivi (Amigo del Limitado Visual).

Se han implementado señaléticas en relieve en veredas, semáforos en braille, los nombres de calles, cartas de restaurantes en braille, medidas de acceso para el desplazamiento, entre otros espacios adaptados para la inclusión.

Algunos negocios angelinos que cuentan con estas medidas son las Pizzas de Mi Tierra, recientemente se sumó Pizza Break y en un futuro el Hotel Four Points tendrá su carta en braille.

En la búsqueda de conocer qué relevancia se le da a estos temas en las empresas es que conversamos con *Miguel Ángel Aceiton, quien es socio de la pizzería Break.

“Nosotros hemos trabajado con personas con síndrome de Down, personas que han sufrido amputación de alguna extremidad, y ahora con una persona sordo muda y también con discapacidad visual, la idea es que se pueda normalizar, porque ellos son muy buenos para el trabajo”.

Por ejemplo, algunas de las herramientas que usaron para comunicarse con la persona sordomuda, en un principio fue mostrándole imágenes de sus funciones, y según declaró uno de los encargados del local “con el tiempo ya nos comunicamos a través del lenguaje de señas con él, nosotros aprendimos, ahora hay mucha conversación, todo el tiempo está moviéndose y preguntando”.

En relación a si incluir a personas en situación de discapacidad, indicó que “para nosotros ha sido muy motivador trabajar con personas con capacidades diferentes, siempre estamos considerando este grupo de personas, si tienen ganas de trabajar nosotros nos adaptamos para recibirlos y buscamos labores y espacios para que puedan desarrollarse”, indicó.

INCLUSIÓN

Por su parte, Lorena Chocano, directora del Centro de Rehabilitación Amilivi para personas con discapacidad visual y ciegas comentó acerca de las estrategias que han resultado útiles para promover la inclusión para personas en situación de discapacidad.

Sobre la implementación de los menús en braille, la directora de Amilivi declaró que “tiene un costo alto, considerando además que los negocios como restaurantes están cambiando constantemente los ingredientes y los precios, dificultando el acceso.”

Respecto a qué alternativas se podrían tomar para facilitar la lectura en braille, la directora comentó que “una de las opciones que tomó fuerza durante la pandemia es el código QR, ya que algunos teléfonos adaptados realizan dictado de lo que está en la pantalla permitiendo leer a personas con discapacidad visual, al igual que el desarrollo de proyectos para que ciegos puedan escribir en un papel igual que una persona que no tiene discapacidad visual”, señaló.

Sin embargo, agregó que “este y otros instrumentos para facilitar la lectoescritura en braille son de alto costo, por lo que solo algunas personas ciegas pueden acceder a esto, en general, tienen algún familiar o conocido que transmite la información, entonces siempre hay un costo asociado, lamentablemente”.

Como se menciona anteriormente, el llamado que hace la directora del Centro de Rehabilitación para personas con discapacidad visual y ciegas es a cuidar lo que ya se ha hecho, ya que se han registrado casos donde se vandalizan algunos instrumentos que facilitan la información para personas ciegas, destacando que al destruirlos solo perjudican a este grupo.

Según una normativa del Ministerio de Vivienda y Urbanismo vigente desde 2016 sobre accesibilidad universal, todas las veredas deberían contar con una ruta accesible, haciendo posible que personas con discapacidad visual cuenten con información táctil o braille.

Recordando los principios de no discriminación, igualdad de oportunidades, accesibilidad, participación e inclusión en la sociedad, fundamentos proclamados en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, es que se considera relevante la implementación de herramientas que faciliten la vida de personas en situación de discapacidad.

ACCESO UNIVERSAL

Históricamente, las personas con discapacidad visual u otras dificultades para acceder al texto impreso han enfrentado desafíos perjudiciales para su desarrollo integral, limitando la libertad de expresión, la libertad del acceso a la información, recibirla y difundirla, entre otras ideas en pos de la igualdad, donde también se incluye en las limitaciones el derecho a la educación, a estudiar con normalidad.

Hoy en día, Senadis (Servicio Nacional de la Discapacidad) y el Estudio Nacional de la Discapacidad realizado por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) se encuentran actualizando los datos sobre personas en situación de discapacidad en Chile, arrojando que al 2015 se contabilizaba un 20% de la población. Si bien el foco de muchas organizaciones está enfocado en promover la autovalencia, se está trabajando en establecer distintas medidas que faciliten el acceso a todo tipo de información para personas ciegas o con discapacidad visual.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
Braillecartas y menús en braillecomercio angelinoLos Ángeles
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes