suscríbete al boletín diario

Desarrollo

Manufactura en problemas por dificultades para encontrar mano de obra

Las complicaciones para encontrar colaboradores que les permita aumentar su capacidad al mismo ritmo de la demanda marcan el actual escenario.


 Por Jorge Guzmán B.

foto nota manufactura
El factor común de las industrias manufactureras en pandemia en Biobío es la falta de mano de obra para aumentar su productividad.

Lo que se repite en dos rubros relacionados al negocio de la manufactura de productos en Los Ángeles es la falta de trabajadores para poder aumentar la productividad de los negocios. Una vidriería y un aserradero locales comparten la opinión de que el principal problema en el tiempo actual, es la falta de insumos para poder hacer y vender sus productos. 

Ingrid Vidal, dueña de la vidriería Vialum, dice que el escenario para poder abastecerse y mantener su negocio “está complejo, particularmente marzo, febrero y abril”. Y esto porque si bien el aumento productivo en el sector de construcción favoreció a Vidal, al entregarle mayor cantidad de clientes nuevos, también la hizo ver un escenario de escasez en materiales como el vidrio, aluminio y PVC, bases productivas de su empresa. 

En el caso de la dueña de Vialum, “tenía contactos y me pude suplir” de materiales para mantener su producción. Sin embargo, lo anterior no significó que la falta de materiales no la afectara. “Los vidrios eran lo que más me complicaba”. No tenía stock y eso implicaba entre cinco y siete días hábiles de demora. 

“Los termopaneles demoraban tres semanas o más en llegar”, dice Vidal. Una de las razones de esto, según la encargada de la vidriería angelina, porque la empresa que hace termopaneles “es solo una en Chile: Lirquén”. 

Por lo tanto, hoy se demoran por falta de materiales, más que por mano de obra o trabajo en general. “Los bonos y los retiros han sido buenos por la activación de la economía, pero ha bajado la mano de obra y los insumos para trabajar”, explica Vidal. 

La mano de obra es otro problema en el sector manufacturero. Al igual que en la industria frutícola, esta es escasa en el sector de construcciones. 

“Hay trabajadores que trabajan un mes y después no llegan a trabajar”, cuenta la empresaria.

CUESTIÓN DE MADERA

Gonzalo Henríquez, del Aserradero “Maderas Pilguén”, dice que él no cree tener un problema en su sector. “Hay alta demanda de madera”, explica, “vendemos la madera local a retail y a construcción en su mayoría, aunque también la compran en ferretería”. 

El mayor mercado de la madera para Los Ángeles, según Henríquez, “son personas que vienen a comprar la madera directo al aserradero. 

El dueño del Aserradero Pilguén dice que luego de un panorama “muy malo para la madera en 2020”, tanto los precios y la demanda por el material “subieron un 50% durante este año, producto de la escasez de está en el mercado”.

Lo único que, al igual que a Ingrid Vidal, complica al dueño del aserradero, es “la mano de obra, que está muy escasa”. El vendedor de madera dice que no encuentra “operarios o trabajadores de terreno. La gente está yéndose a descansar mientras trabajan, se retiran” sentenció. 

DAÑO A LA ECONOMÍA DE LOS EMPLEADORES

Por lo mismo, Gonzalo Henríquez ha tenido que “subir sueldos para conseguir que la gente trabaje”. Dicha medida afecta en un 10 o 15 por ciento de lo que podría generar gracias a la madera, producto de los sueldos que le quitan productividad a su negocio. 

Sin embargo, reconoce que “el precio de la subida de madera todavía es más de lo que he tenido que subir los sueldos”. Los precios por trozo de madera al día de hoy, han subido entre un 20 y un 25 por ciento. 

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
maderamadera los angelesmanufacturamanufactura los angelesvidrieriavidrieria los angeles

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes