suscríbete al boletín diario

Desarrollo

El auge de emprendimientos locales de producción de bebidas alcohólicas

No sólo cervecerías artesanales han proliferado en la región, sino que también nuevas variedades como sidra y espumantes premium se suman a la generación de nuevos sabores.


 Por Jorge Guzmán B.

foto nota alcohol
La producción de cervezas y otras bebidas alcohólicas artesanales ha crecido y sigue aumentando en la región del Biobío.

Emprendedores que se dedican a la producción de bebidas alcohólicas en Biobío comparten sus experiencias en el rubro.

En entrevista con diario La Tribuna, quienes se han dedicado a esta actividad nos cuentan sobre el importante crecimiento de este tipo de productos, aunque lamentan que no haya una descentralización en el país que les permita hacer más eficientes los procesos y encontrar insumos que muchas veces no están en la zona. 

Según datos del Servicio de Cooperación Técnica (Sercotec), en enero de 2019 había 34 cervecerías artesanales inscritas en su nómina de empresarios, número que sigue en aumento en la región.

Uno de los emprendedores en la fabricación de bebidas alcohólicas es Matías Zapata, socio y cofundador de la cervecería The Cousins.

Cuenta que el emprendimiento comenzó porque “nos llamó la atención que no hubiera una cerveza distinta a las que se ven siempre”. Producto de esta inquietud, con sus socios comenzaron a probar cervezas artesanales hasta que surgió la idea de hacer su propio producto.

“Nosotros comprábamos cervezas acá y pensamos que podría haber un mercado no explotado”, dice el vocero de la cervecería The Cousins. Sin embargo, explica que echar a andar el emprendimiento no fue fácil.

“Echar a andar una pyme es complicado, en especial en Los Ángeles, porque todos los insumos están en Santiago”. Lo anterior implica que “el transporte y los precios suban mucho”.

Tampoco fue fácil capacitarse para comenzar a producir con estándares de calidad más amplios: “Los institutos para aprender están en Santiago, pero con la pandemia pudimos tomar uno que comenzó a impartirse online”, dice el emprendedor.

UN SABOR REFRESCANTE

Otro emprendimiento de bebidas alcohólicas artesanales local es la sidrería Rebel Brews, gestionada por Francisco Guzmán. Relata que el emprendimiento, al igual que la cervecería The Cousins, nació con el fin de “entregar un producto nuevo y que no estuviera en el mercado”.

La sidra ya se había popularizado en otros países y vio “la oportunidad de entregar un producto saludable y de moda”.

La inversión salió del bolsillo del dueño de Aura Apple Cider. Pero lo difícil no fue financiar su empresa para comenzar, sino el hecho de que su emprendimiento estuviera fuera de Santiago.

“Comprar insumos en regiones es más difícil y eso hace más lento el emprender”. Con esto, Guzmán se refiere a que los tiempos en que recibe los materiales necesarios para hacer su sidra llegan en momentos que no le permiten producir un mayor volumen del producto.

Francisco Guzmán ha concursado en fondos de la Corfo. Pero remarca que ve una diferencia entre emprender en regiones: “Es difícil establecer procesos y sistemas fuera de Santiago”, añade.

El dueño de Rebel Brews comenta que el tener que emprender solo ha sido más difícil. “Si tuviera una cervecería, tendría un rubro más armado en el que apoyarme”, cuenta. “Ahí uno se ayuda con lo que ya está en el mercado”.

Por el momento, mantener el emprendimiento, según Guzmán, “es difícil”, más que nada, debido al centralismo productivo del país.

EMPRENDIMIENTO PREMIUM

Estrella de Los Ángeles es otro emprendimiento con años de trayectoria. Se trata de un vino espumante de Los Ángeles de Werner Kulenkampff, productor de esta bebida de la zona que apostó por hacer un producto provincial de renombre. Y con este foco es que nació su empresa.

Asegura que quería “darle un valor agregado a mi producto, que son las uvas”. El empresario no quería solamente entregar materias primas, sino crear algo que no hubiese en la región.

Así nace, en 2017, Estrella de Los Ángeles, con una producción de 500 botellas, cuenta el productor. Hoy produce 10.000 etiquetas.

Kulenkampff no cree que su emprendimiento haya sido difícil de comenzar, pero sí está de acuerdo en que no hay insumos en Biobío para poner en pie una empresa como la suya.

A su juicio, estar radicado en Biobío no es un freno al progreso de su empresa, pues “soy un emprendedor nato”. Añade que “no veía el estar en región como un problema”.

A diferencia de los otros emprendedores, el único freno al negocio que vio el productor fue la distribución, que logró conseguir con el tiempo. De hecho, ha presentado Estrella de Los Ángeles en Italia, Austria, Alemania y Francia, con buena recepción en las pruebas de mercado, aunque aún sin ventas en el extranjero.

LOS PROBLEMAS DE ABASTECIMIENTO

Respecto a la falta de disponibilidad de insumos para este tipo de producciones, la subdirectora provincial de Sercotec, Carolina Godoy, dice que se da por “problemas graves de stock a nivel país”.

Según la funcionaria, “nosotros podemos apoyar económicamente a los emprendedores, pero el problema de stock por pandemia es a nivel agregado”.

Godoy explica que “hay escasez de oferta y exceso de demanda porque existe liquidez, producto de los retiros y bonos”. 

Debido a lo anterior, la subdirectora de Sercotec cree que “la reacción de la oferta es más lenta, pero los indicadores de reactivación son altos”.

Lo anterior explicaría el problema mencionado por los emprendedores entrevistados. 

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
alcoholesemprendimientosLos Angeles

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes