jueves 05 de diciembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Desarrollo

Talleres de bordado: La tendencia en Los Ángeles

Por prescripción médica, tras sufrir un evento de salud grave, Alejandra Uriz incursionó en el bordado, primero para relajarse pero ahora se convirtió en una opción de vida.


 Por PRENSA LA TRIBUNA

06-06-2018_20-16-501__6.1

Leyla Bascur Contreras

[email protected]

Cuando la manufactura arremete con fuerza entre los habitantes de este país, ya sea para realizar actividades paralelas al ámbito laboral o tal vez para adquirir ingresos extras que permitan mejorar la calidad de vida, es cuando al revisar las alternativas que se realizan en Los Ángeles se observa una aguja llevando el hilo central.

Se trata de “La Pastora Borda”, emprendimiento creado por la matrona angelina Alejandra Uriz que se ha tomado las redes sociales instagram, facebook e incluso pinterest (espacio virtual del arte obligado en todo el mundo).

En el ciberespacio se pueden ver las hermosas fotografías con sus proyectos personales, talleres y propuestas para toda la red de bordadoras tanto de Los Ángeles como del resto del país, y porque no decirlo, también es posible disfrutar el arte de esta laboriosa profesional de la salud que ha dedicado estos dos últimos años a crear un espacio a esta técnica del hilo.

“La Pastora borda nació como todo, de forma muy fortuita, yo bordé, siempre bordaba una técnica distinta de lo que hago ahora que es el famoso punto cruz, pero hace dos años sufrí un evento personal muy importante un aneurisma, del cual me recupere una vez que salvaron la vida los médicos en Santiago, a pesar de superar biológicamente el incidente quedé con un estrés post traumático”.

Según esto, comenta Alejandra, el médico le indicó que realizara una actividad que le permitiera desconectarse de todo, que le proporcionara episodios de relajo para ir conectando su cerebro con el presente.

“HASTA LA PASTORA BORDA”

Con mucha afabilidad y soltura relata su historia, y llama la atención la confianza que proyecta a la hora de conversar sobre su vida privada.

Risueña, Alejandra comenta que el tema de salud pasa a ser un recuerdo que, desde el punto de vista positivo, fue el motivo por el cual comenzó esta maravillosa etapa de su vida.

“El nombre de los talleres es por mi madre, que se llama Pastora y que yo le enseñé a bordar entonces fue como: ¡hasta la Pastora Borda!” exclamó riendo.

Creó su marca y de inmediato puso en marcha su marketing con bolsitas, timbres, etiquetas y un sinfín de productos tan hermosos como el nombre de su emprendimiento “es que yo soy súper apasionada en lo que hago, me gusta no tan sólo hacer cosas sino, hacerlas bien”.

Y esa dedicación se nota, además al ir avanzando en la conversación “se le sale” su habilidad para enseñar. Explica detalladamente cada situación, la enmarca dentro de un evento y finalmente comienza a indicar qué es y cómo es su trabajo.  

BORDADO CREWEL

Su técnica no es el punto cruz, avanzó a otra opción mucho más compleja pero asimismo supera también en belleza los trabajos que realiza.

“Yo realizo el bordado, que Crewel combina los puntos básicos del bordado para crear diseños y motivos artísticos sobre tela usando dos capas de hilo” sostiene Alejandra.

Los puntos básicos del bordado Crewel incluyen el punto raso, el punto entrelazado y la cadeneta, el punto nudo francés y la puntada en realce, que son comunes a otros tipos de bordados. Los hilados Crewel son más gruesos que los hilos para bordado hechos de algodón o de seda. Como en la mayoría de los bordados, el trabajo Crewel sigue líneas transferidas o estampadas en tela y abarca motivos convencionales como flores, hojas, tallos y vides curvas. La mejor estructura para el bordado Crewel es la tela tejida, como por ejemplo el lino, el algodón y la seda en colores naturales o suaves.

Aparte de esta técnica también realiza trabajos en Sachiko (Japón)y Tenango (México).”Se pueden crear formas hermosas y han tenido mucha aceptación entre mis alumnas”.

LOS TALLERES

En el momento que comienza a hablar de las técnicas, la mesa donde se realizaba la entrevista se inundó de bastidores y trabajos que mostraban su actividad “utilizo mucho de estos para enseñarle a mis alumnas” señala Alejandra mientras explica cuáles son los puntos que utilizó en sus proyectos artísticos y como realiza sus clases.

“Los talleres los realizó en el local Café Pueblo, ubicado a un costado del Liceo Alemán por calle Lynch porque me permite reunirnos con más comodidad con mis usuarias”.

Desde las 10 de la mañana en diversos días de la semana llega a juntar hasta 10 personas “no hago esta actividad en mi casa, básicamente porque no es tan fácil llegar, y este espacio se ha convertido en nuestro segundo hogar” comenta riendo “juntarnos a bordar es terapéutico, a veces hay mucha alegría y las bromas vuelan, sin embargo, en otros días hay melancolía y exteriorizamos las preocupaciones que nos aquejan”.

Aunque ya no se hace cargo de traer los materiales para sus clientas, asegura que trabaja con patrones oficiales, buenos hilos de marcas que se destacan por su calidad y en general, con productos que aseguran obras de arte de primer nivel.

Quien quiera contactar a esta completa bordadora lo puede hacer a través de sus redes sociales, de las cuales está siempre pendiente para responder los requerimientos de sus seguidoras.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes