viernes 18 de octubre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Desarrollo

Padre angelino acusa negligencia en el Hospital Regional de Concepción tras muerte de su hijo

El joven de 24 años, quien padecía de parálisis cerebral, falleció luego de estar cinco meses en dicho recinto hospitalario.


 Por Marcela Vidal

01-02-2018_18-33-541__6.1

“Mi hijo murió en el hospital regional de Concepción, por falta de atención médica”, así comienza su relato Aníbal Medina, padre de Aldo Medina, el joven que falleció producto de una infección intrahospitaria según consignó este acongojado padre, quien agregó en su pesar, aparentes faltas en el cuidado de su hijo, por parte de los funcionarios del hospital Guillermo Grant Benavente de Concepción.

La difícil historia de este joven que nació en Alto Biobío, se remonta desde sus ocho meses de edad, cuando fue diagnosticado con parálisis cerebral, falencia que lo mantuvo inmovilizado hasta los 24 años, edad de su muerte.

“Mi hijo a su corta edad estuvo dos días con fiebre y nunca tuvo atención medica correspondiente, luego de eso fue diagnosticado con su parálisis”, agregó Aníbal.

Por todo esto, el joven siempre estuvo bajo los cuidados de su madre y los otros integrantes de familia, los que con cariño vieron crecer a Aldo, quien era la alegría del hogar.

“Siempre cuidamos la salud de mi hijo con mucho sacrificio y creció como un niño sano, con su discapacidad, pero constantemente le entregamos el amor necesario y él llevaba una vida sana dentro de su diagnosticó” explicó Aníbal.

Así este joven se desarrolló durante toda su vida. Las enfermedades eran asistidas por su familia y por muchos médicos que le entregaban asistencia y les enseñaron sobre sus cuidados.

EN BUSCA DE MEJOR ATENCIÓN

Los cuidados de esta familia siguieron en curso, hasta los 24 años de Aldo, fue entonces que en el 2017, se enfrentó a una difícil neumonía que obligó a esta familia llevar al joven hasta el centro asistencial de Los Ángeles, donde estuvo un tiempo y producto de su delicado estado, fue trasladado hasta el hospital regional de Concepción, en búsqueda de mejores cuidados.

Fue este hecho, según Aníbal, una de las causantes máximas del deceso de su hijo, ya que en este lugar, “se enfrentó a un cuidado que no era el adecuado para su condición”.

“Mi hijo ingresó al recinto de Concepción pesando 59 kilos, al momento de su muerte pesaba sólo 22 kilos” explicó con lamento este padre, que hoy clama por respuestas necesarias.

El proceso de cuidado en el recinto comenzó con un tratamiento de bronquitis, donde fueron surgiendo otras enfermedades, las que nunca fueron explicadas por los médicos que ahí asistían, según explicó Aníbal.

“Mi hijo se enfrentó a distintos tratamientos una y otra vez, por ello creo que los diagnósticos fueron varias veces equívocos. Hablé muchas veces con distintos médicos y nunca me entregaron resultados favorables” agregó Aníbal.

Todos estos procedimientos, fueron quitando diariamente vitalidad a este joven, quien ingresó en agosto con una bronquitis severa, luego fue diagnosticado con gastroenteritis aguda y finalmente falleció producto de una bacteria mortal en el recinto.

Es por ello que este padre acusa, la falta de cuidados con su hijo, ya que nunca fue atendido de manera diferente según sus necesidades, inclusive acusa que su hijo comenzó siendo alimentado por sondas y luego ya no tenía la vitalidad para consumir alimentos producto de los malos cuidados, dice.

“Pude observar varias veces que la atención no era óptima, muchos estudiantes estaban viendo a mi hijo y el trato que se entregaba por parte de enfermeras nunca fue bueno. Yo fui testigo de eso” explicó.  

ÚLTIMO DIAGNÓSTICO

El último diagnóstico de su hijo, fue entregado el 26 de diciembre y este señalaba que su hijo debía ser tratado con cuidados intensivos pero estaba fuera de riesgo vital. Mantenía una tos seca, además de un tratamiento de tuberculosis y una gastroenteritis.

Luego de eso, dijo Aníbal, volvió a ver a su hijo el viernes 29, donde este ya no respondía y se veía en un aparente estado delicado, luego de eso vino su muerte.

“El 5 de enero mi hijo falleció, sin causa aparente. Me entregaron un documento de deceso, donde el motivo era una infección. Este hecho nunca fue corroborado por nadie” explicó este hombre.

El acongojado padre explicó que en diferentes oportunidades conversó con doctores y doctoras, quienes no le entregaron diagnósticos claros y una aparente falta de importancia.

  

“Si le hicieron diferentes exámenes, cómo no detectaron esta supuesta bacteria que terminó con la vida de mi hijo”, aseguró apuntando a la negligencia y una falta de cuidados y de diagnósticos.

UNA DEMANDA EN BÚSQUEDA DE RESPUESTAS

“Si un paciente ingresa a un hospital es para mejorarse, no para llegar a morir ahí y menos de esa manera. Nosotros como familia estamos pidiendo que las autoridades pertinentes respondan y se hagan responsable de esta negligencia”, explicó este hombre, quien hoy piensa llegar hasta las últimas instancias para reclamar responsabilidades sobre la muerte de su hijo.

Por ello esta familia presentó una demanda en recinto hospitalario, en búsqueda de responsables y con el fin de esperar mejorar para otros pacientes, quienes como Aldo esperan una buena atención de salud.

“Toda la vida, fuimos testigos de la necesidad de mi hijo y la falta de cuidados en el sistema público y eso es lo queremos denunciar como familia. Sólo estamos pidiendo una explicación”, finalizó este triste padre angelino.

Al respecto de este caso, La Tribuna realizó las consultas pertinentes al Hospital Regional de Concepción, donde se señaló que la solicitud se encuentra en proceso de ser respondida.

Newsletter

  • Compartir:
etiquetas
HospitalMuerte

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes