lee nuestro papel digital

Deportes

Álvaro González: El jinete angelino que buscará podio en los Juegos Bolivarianos

Con las habilidades para el Show Jumping (Salto de obstáculos), buscará posicionarse en lo más alto con miras a los Juegos Panamericanos.


 Por Norman Matus

e0cd5927-1015-486f-b71b-c9a62e6a3659

Álvaro González es de esos jinetes que entran a darlo todo, de los que siempre juegan a ganador, donde el caballo es lo más importante en este deporte y esa convicción lo ha llevado a representar, por ejemplo, a Los Ángeles en los próximos Juegos Bolivarianos en competencia ecuestre.

La versión XIX de esta competencia se realizará en la ciudad de Valledupar, Colombia, entre el 24 de junio y el 5 de julio. Participarán tres mil 400 deportistas de 11 países, en 33 deportes y 54 disciplinas deportivas.

Dentro del equipo chileno en la competición ecuestre, figuran tres sureños: Andrés Ricardo Lausen Ruhe, de Temuco; Ricardo Ernesto Luttecke Langdon de Osorno; y el angelino Álvaro González. A ellos se suman Camila Arancibia Canales y Paola Andrea Labbé Willems.

González ha sido campeón juvenil de Chile. De hecho, fue el jinete más joven en ganar un derby en la Universidad Católica a los 16 años.

El año pasado participó en el concurso nacional de Salto toda categoría en el que salió quinto. Ahora, tiene la responsabilidad de representar a Chile en el equipo de Salto que va a Colombia.

Los caballos se van el 24 de junio y los jinetes el 26 para estar listos en las competencias establecidas para el 2 y el 4 de julio.

AMOR HEREDADO HACIA LOS CABALLOS

Pedro González Díaz, padre de Álvaro, en entrevista con La Tribuna detalló el origen de cómo su hijo se encantó con los caballos, y cómo ese amor lo forjó hasta el día de hoy.

“Es mi deporte frustrado”, señaló Pedro. “Yo me crié en San Bernardo, cerca de un haras, pero no pude desarrollarme en lo que me gustaba. Por trabajo me trasladé a la ciudad de Arica a los dos años, allí le regalé a mi hijo su primer caballo y, la razón de ese obsequio es porque Álvaro se enamoró de ellos a los seis meses”.

Detalló que el origen de ese amor nació en el Club de Huasos donde se realiza el Campeonato Nacional de Cueca. “Allí había un huaso arriba de un potro negro muy hermoso, yo avancé con mi hijo en los brazos pasando cerca de ese caballo; mi hijo se puso a llorar, pensando que le había asustado. Retrocedí y lloró más, me acerqué y se quedó tranquilo, acariciándolo, puso su carita en el cuello del caballo y de ahí ese apego no se terminó más”.

Con el tiempo, esto causó comentario entre los huasos del club, “cada vez que iba con mi hijo me lo pedían para pasearlo arriba de su equino, así es que desde los seis meses que ya estaba montando caballos”.

“Es un valor y filosofía deportiva”, explicó, heredado de maestros, entrenadores y guías ecuestres de la talla de René Varas Asenjo, Fernando Mena, Samuel Parot, Reimundo Silva, y Javier Witto.

Innumerables caballos han pasado por las manos del jinete angelino, entre ellos Resbalosa, Batman, AB Arcadia, por nombrar algunos que van guiados con su conocida experiencia, que lo ha llevado a subir al podio en incontables veces.

ILUSION DE ALGO IMPORTANTE

Pedro González contó a La Tribuna que su hijo va a Colombia cargado de ilusión, dado que la yegua Carventina, con la que va a saltar, tiene el potencial para alcanzar un metro 40 y 45. “El objetivo final de Álvaro González son los Panamericanos que se realizarán en Chile, y por ello es que estos Juegos Bolivarianos son tan importantes para mi hijo”, finalizó.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
colombiaJinete angelinoJuegos Bolivarianos
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes