domingo 29 de marzo, 2020

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Deportes

Otro Mundo Expediciones: El rafting en manos de expertos del deporte aventura

Casi dos horas de aventura por los caudales del río Biobío son las que puedes vivir apoyando este emprendimiento, que nace al alero de una familia amante del río, y que se ha consolidado en las manos de José Andrés Espíndola, guía certificado, quien dejó atrás una carrera de cuello y corbata para dedicarse a su pasión: el deporte aventura.


 Por Claudia Fuentes

RAFTING

Su apuesta no solo es el deporte, sino también el fomento del turismo y la asociatividad entre emprendedores como camino para dar aún más auge a la hermosa comuna de Alto Biobío.

[email protected]

Cuando la pasión supera la razón, no hay quien detenga a un emprendedor.  Es una frase que puede parecer rebuscada pero que da cuenta de la historia del líder de Otro Mundo Expediciones; José Andrés Espíndola, el “Kotete” para los amigos; joven profesional que dejó atrás una bien aspectada carrera de oficina, como Ingeniero Comercial, para dedicarse a su emprendimiento, que nace de una veta familiar ligada a la naturaleza y el turismo; principalmente, aquel que se vive en las caudalosas aguas de nuestro preciado río Bìo Bío.

El equipo del programa Emprende tus Ideas de Radio San Cristóbal y Diario La Tribuna, se trasladó hasta la bella comuna de Alto Bío Bío, para disfrutar del rafting y conocer esta apuesta turística deportiva.

El punto de encuentro, el reconocido hostal Doña Pola, lugar donde somos recibidos por nuestros anfitriones y comenzamos la aventura. Dejamos nuestros vehículos y nos equipamos para disfrutar del descenso, que se proyectaba –capacitación incluida- en unas tres horas.

Tras superar los miedos, y posibles arrepentimientos de todos quienes viviríamos este rafting, somos trasladados en una Van por el equipo de Otro Mundo Expediciones hasta el ingreso a la ribera del río, distinta alrededor de 10 kilómetros del punto de encuentro.  “Nuestro base camp o lugar de encuentro es en la Hostal Doña Pola, km 74 camino a Ralco, esta alianza ha sido clave en el funcionamiento de la empresa”, nos cuenta José, quien recalca que la fortaleza de su empresa es entregar Seguridad a sus clientes.  “Queremos que cada uno de nuestros pasajeros viva un viaje inolvidable, sin estrés, que lo desconecte un rato de su día a día”.

Confiados participamos de la capacitación de seguridad, que incluye instrucciones en caso de caídas y detalles básicos para iniciar la aventura.  Todos juntos cargamos la balsa y emprendemos el viaje.  Junto a nosotros, por seguridad va un segundo vehículo acuático que nos prestará asistencia de ser necesario (donde también va nuestro camarógrafo) y un kayakista que acompaña todo nuestro viaje por el río.

Luego de enfrentar el primer rápido, y ya organizados como equipo, comenzamos a conocer a José Andrés, quien nos cuenta que su necesidad de emprender responde a la idea de poder trabajar en algo que lo apasiona, tener el desafío constante de llevar su negocio al éxito, y por último, y lo más motivante, dejar un legado en la provincia.  Valora, nos contó, a su equipo que no son solo compañeros de trabajo, sino que amigos.  “Lo mejor de mi staff, es que son todos mis amigos, dentro de ellos tenemos a Marco Espíndola, Mauricio Espíndola, Juan José Castillo, Marcelo Zúñiga, Eliseo Salas, Claudio Vásquez y Jonathan Aguilera, ellos son la familia OMEX”, refuerza.

PASION FAMILIAR

Pero la pasión por el agua para el Kotete no es innata, sino que una herencia de familia, quienes – nos confidencia – apoyan cada una de sus aventuras.  “Siempre he sido apoyado en el área deportiva por mi papá y por mi padrino (Mauricio y Marco  Espíndola).  Competí haciendo downhill en Mountain Bike hasta los 19 años y me bicicleta fue robada en una de las fechas del nacional. Sin tener la posibilidad de comprar otra, mi papá y padrino me invitaron a comenzar con la aventura del kayak de aguas blancas en el río Biobío, deporte que me dio con facilidad en su aprendizaje. Fuimos conociendo más ríos y más personas relacionadas con el ambiente de río. La familia se compró un Catarraft para generar más seguridad entre los propios kayakistas. En un momento comenzamos a invitar a grupos de amigos cercanos a descender en esta embarcación. Tiempo después compraron otro catarraft e intentamos vender viajes pequeños de un máximo de 8 personas”, resumió.

En esos años José Andrés estudiaba Ingeniería Comercial en Concepción. Luego, comenzó a trabajar (2013) en Complejo Asistencial Dr. Víctor Ríos Ruiz, dando sus primeros pasos como emprendedor.  “Me atreví a pedir un crédito bancario para poder comprar mi primera balsa equipada. Fue una buena temporada lo que me permitió poder comprar una segunda balsa equipada. Me cambié de trabajo a la Cámara Chilena de la Construcción el año 2015 y el año 2017 me invitaron a participar de una expedición en el Grand Canyon en Estados Unidos, ese viaje fue clave para darme cuenta que me estaba perdiendo las maravillas del mundo encerrado en una oficina”.

ABRIENDO CAMINOS EN CHILE Y EL MUNDO

Tras ordenar sus cuentas, decidió en febrero 2018, renunciar a su trabajo como Ingeniero, y dedicarse a su negocio.  Sabía que debía especializarse y conocer otras realidades.  “Viajé rumbo a Futaleufú por la renovación de cursos de rescate en aguas blancas en todo tipo de embarcaciones de río y después un viaje a Ensenada al de WAFA, curso de primeros auxilios en zonas remotas. Con eso preparé mi currículum, encontrando trabajo como guía de rafting y kayakista de seguridad en Bosnia Herzegovina, durante 3 meses. Aprendí la metodología de trabajo y pude traspasarla a mi estilo de trabajo”.

Luego de esta experiencia, y de vuelta en Chile, consolidó su apuesta de la mano de una mayor inversión y nuevas alternativas de negocio.  “Mandamos a fabricar balsas al extranjero aumentando nuestra capacidad a 25 pasajeros por descenso, esto nos ayudó a tener un nuevo público dentro de nuestros clientes, que son las empresas, prestándoles un servicio de capacitación con el rafting. Además, aprendí en este viaje, otro negocio, que ahora es otra apuesta de la mano de mi mejor amigo, se trata de un centro de entrenamiento deportivo llamado Otro Mundo Sport Center, que funciona hace ya un año”.

RECOMENDABLE EXPERIENCIA

La experiencia de nuestros guías es notoria, finalizamos nuestra aventura, entrevista incluida, sin ningún caído de la balsa, todo es alegría entre el equipo y la idea de repetir este rafting es coincidente entre los participantes.  Sin duda, lo haremos con las familias y amigos, 100% recomendable.  Es por eso, que compartimos los datos para nuestros lectores: Otro Mundo Expediciones, con José Andrés Espíndola, +56998948985, correo: [email protected]  o a través de redes sociales como @otromundoexpediciones

José Andrés Espíndola: “Queremos que cada uno de nuestros pasajeros viva un viaje inolvidable, sin estrés, que lo desconecte un rato de su día a día”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
Newsletter

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes