viernes 22 de noviembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Deportes

Polo: un deporte que une a familias

Actualmente en el haras Tatahue se reúnen poleros de todas las edades, que coinciden en destacar el profundo amor por los caballos, entregado y compartido por “Don Rufo”, como recuerdan a Rufino Iturrate, fallecido en octubre de 2018.


 Por Claudia Robles

“Como la gran mayoría de los poleros de Los Ángeles, partí al alero de don Rufino Iturrate practicando aquí en el campo de él, en el Haras Tatahue”, relata Julio Baeza, quien reconoce

entre las grandes satisfacciones del deporte, la posibilidad de realizarlo en familia.

En este sentido, comenta que –al igual como hoy lo hacen dos de sus hijos, (Victoria y Josefina), él partió siendo muy niño, al apego de sus seres queridos.

“Me remonto 4 años atrás, cuando fueron las primeras clases que me dio don Rufino. En un principio, fue como cuando uno se inicia en cualquier deporte, sabiendo muy poco” indicó, sobre la actividad que desarrollaba desde su infancia. “Yo venía con la escuela de andar a caballo no más en el campo y eso, me facilitó bastante la enseñanza que me fue dando “don Rufo”, al recordar que la primera etapa, fue de adaptación.  “Me pasaban los caballos más mansos, que generalmente eran los más malos pero en esa etapa había que aceptar lo que él nos pasaba” dice mientras ríe y recuerda al impulsor del polo en Los Ángeles.

Actualmente junto a sus hijas entrena y aprende nuevas técnicas en el Club de Polo “El Bagual”, que cuenta con canchas ubicadas en el Km 3,5 del camino a Santa Bárbara. “Ahí, empezamos a desarrollarnos un poco más, con la incorporación de la familia. Mis dos hijas empezaron a jugar allá y ahí empezamos ya a desarrollar el polo en una forma más competitiva hasta el día de hoy”.

En ningún momento duda en recordar las enseñanzas que don Rufino compartió con una generación de jóvenes que llegaba a aprender “siempre había una enseñanza, un aprendizaje de él, de la gente que estaba con él aquí, de los peticeros, de toda la gente que trabajaba junto a él también. Más que algo puntual, yo tengo los mejores recuerdos de él. Siempre había algo que aprender”.

LA FAMILIA

Josefina y Victoria acompañan desde pequeñas a su padre a las canchas, y mencionan que desde sus primeros años estuvieron familiarizadas con los animales. “Mis primeros recuerdos andando a caballo son desde pequeña, en Concepción tenía unos 6 o 7 años. Teníamos dos yeguas, una mía y una de mi hermana, e íbamos casi todos los fines de semana a andar a caballo en la medialuna, con mi papá. Era como panorama del fin de semana” indica Josefina.

Su hermana, Victoria agrega que ya en Los Ángeles las prácticas de volvieron más habituales. “Hace un par de años, mi papá se incorporó al polo. Es un deporte más de verano y mi panorama de todos los días era acompañarlo. Me gustaba verlo andar, ver lo contento que se ponía en los campeonatos. Ir a apoyarlo también”.

LAS PRÁCTICAS

En Los Ángeles actualmente una veintena de polistas se dan cita en el Club “San María” ubicado en El Bagual, situado en el Km 3,5 del camino a Santa Bárbara.

El vicepresidente del club, Francisco Jara expresó que se trata de una disciplina que requiere de ciertas condiciones físicas sumadas al trabajo en equipo, que requiere de estrategia y precisión.

Newsletter

  • Compartir:
etiquetas
Bío bíoIturratepolo

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes