suscríbete al boletín diario

Deportes

El boom del pole dance en Los Ángeles: “Aparte de ser entretenido, el trabajo se nota en poco tiempo”

La dueña del único estudio que imparte esta disciplina explicó la importancia y los secretos del por qué las biobienses la prefiere.


 Por La Tribuna

02-05-2018_20-55-391___dsc6459

Sin lugar a dudas, el pole dance es una de las actividades que más ha acaparado seguidores en los últimos años y Los Ángeles no se ha quedado atrás. Sin ir más lejos cuenta con un estudio para practicar esta disciplina, el que se ha dado con éxito.

Andrea Barrales, dueña Dance Sport Estudio, cuenta que "yo esto lo partí el 2012, porque me llegó un video y con dos amigas nos fuimos a Buenos Aires a hacer el curso, de pole dance en el mes de mayo. En octubre de ese año, abrí mi primer estudio ahí en calle Lynch, después me cambié y en el estudio llegué a tener más de 100 alumnas".

Tras ello, por cosas familiares se trasladó hasta villa Galilea, donde actualmente tiene su estudio. 

Cuenta que "por clase en el pole dance uno quema entre 500 y 600 calorías, esta es una actividad que consiste en algo netamente muscular, donde se trabaja toda la musculatura del cuerpo, brazos, piernas, espalda, abdomen y aparte es un trabajo entretenido, ellas lo pasan bien, se desestresan. La única contraindicación es de las personas que están embarazadas".

Pese a lo anterior, el resto, cualquier persona puede practicar esta disciplina, que cada vez tiene más adeptos y sobre todo en Los Ángeles. 

"Lo puede hacer cualquiera, sobre todo si tienen problemas a la espalda, porque como se trabaja esa parte de la musculatura de esa zona, sirve para corregir las lesiones en la espalda como las hernias, que se producen por no trabajar".

ESTUDIO

Su estudio, cuenta hoy en día cuenta con una gran cantidad de alumnas. Cuenta que "hago clases casi todos los días en la tarde a eso de las 7.30 horas. Llega gente de todas las edades, tengo hoy en día alumnas de entre 15 y 45 años".

Respecto a ello, detalló que trabaja con jóvenes desde los 14 años.

"El pole dance, aparte de ser entretenido, el trabajo se nota en poco tiempo, al mes uno ya siente los brazos apretados, si se es constante claramente y se viene a las tres clases a la semana. Al mes se fortalecen los brazos, a los dos o tres meses las piernas y al mes y medio se empieza a notar en el abdomen, entonces se nota rápido, se trabaja en base al propio peso, no aumenta la musculatura, sólo uno se apreta, entonces no es lo mismo que cuando se hace máquina", sentenció Barrales.

A ello, agregó su trabajo es personalizado, teniendo seis alumnas por hora en el estudio, por lo que es algo minucioso. "Es netamente fitness", afirmó.

"La primera media hora es netamente trabajo muscular y la segunda lo mismo, pero ya con la barra", explicó.

NO HACEN PRESENTACIONES

Las distintas escuelas de danza u otro tipo de disciplinas, se caracterizan por mostrar al público el trabajo que hacen día a día con los alumnos, algo que de momento no ha hecho Dance Sport, esto, porque "la gente aquí en Los Ángeles es un poco conservadora", dijo.

A su vez, afirmó que no han tenido problemas en general con aquellas personas que ven esta disciplina como un striptease, "porque el pole que hago yo es fitness, es como ir al gimnasio a hacer una clase de zumba y el plus que tiene es la barra, yo no hago ese pole erótico".

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
DeportesLa TribunaLos ÁngelesPoledance

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes