suscríbete al boletín diario

Deportes

Conoce qué ejercicios pueden hacer las personas con discapacidad

Pese a que tenga dificultades para desplazarse, eso no les impide poder hacer ejercicio.


 Por La Tribuna

23-01-2017_20-11-4821.1

A menudo en esta página dejamos distintos consejos para que la comunidad en general realice actividades físicas de forma práctica, pero esta vez apelando a la integración, dejaremos distintos consejos para las personas con discapacidad.

La mayoría de los médicos recomiendan al menos algún tipo de ejercicio para todos, incluyendo las personas con discapacidad, debido a los numerosos beneficios en la salud derivados de un ejercicio regular. Sin embargo, debido a las limitaciones de la discapacidad física o mental, hay algunas cosas importantes para considerar cuando se desarrolla un programa de ejercicios para las personas con discapacidad. Las personas discapacitadas nunca deberían participar en un programa de ejercicios sin antes consultar y recibir el visto bueno de su médico con el fin de evitar lesiones graves o agravar las condiciones médicas.

 

EJERCICIO DE ENFOQUE

Las diferentes áreas de ejercicio y del cuerpo necesitan enfocarse en el programa de ejercicios, dependiendo de la naturaleza de la discapacidad de la persona. Por ejemplo, muchas personas con síndrome de Down tienen problemas cardiovasculares, así que su programa de ejercicios se puede enfocar en trabajar la fuerza cardiovascular y la resistencia. Las personas con movimiento limitado debido a su discapacidad pueden querer enfocar su programa de ejercicios en el estiramiento y la flexibilidad para mejorar y mantener su independencia. Una persona con paraplejía puede necesitar enfocarse en incrementar la fuerza de los brazos.

 

MODIFICACIONES

La mayoría de personas discapacitadas pueden desempeñar muchos ejercicios o similares que las personas no discapacitadas, con unas pocas modificaciones, lo que significa que no tienes reinventar la rueda para desarrollar un programa de ejercicios para personas con discapacidad. Por ejemplo, la persona puede no ser capaz de hacer una rutina de estiramiento de pie, pero él o ella puede hacer los mismos ejercicios sentado en una silla. Alguien que no puede correr puede ser capaz de caminar. Aquellos que no tienen las habilidades de equilibrio para participar en una rutina de aeróbicos en el piso, pueden hacerla en una clase con agua poco profunda donde se ayuden al flotar y mantener su equilibrio.

 

 

EJERCICIO A TRAVÉS DE ACTIVIDADES DIARIAS

Incluso la actividad física de intensidad moderada puede proporcionar beneficios para la salud, y ejercitarse a través de actividades diarias y recreacionales es más adecuado para las personas con discapacidad que el ejercicio estructurado. Además, puede ser más fácil trabajar con las limitaciones de una persona discapacitada en las actividades físicas diarias.

 

FORTALECIMIENTO MUSCULAR

El fortalecimiento es una técnica usada para hacer los músculos más fuertes. Esto se consigue a través de ejercicios de fortalecimiento o a través de actividades de la vida diaria donde trabajan los músculos, como al caminar, jugar, trabajar, entre otros.

El fortalecimiento muscular es importante para ser independientes en las actividades de la vida diaria, lo mejor posible.

Los músculos producen los movimientos. Si sus músculos están débiles, la persona no podrá mover su cuerpo como desea y por lo tanto las actividades de la vida diaria pueden verse limitadas.

En general, casi todas las personas con discapacidad deberán hacer fortalecimiento muscular para desenvolverse mejor.

Sin embargo, se debe enfatizar en las siguientes personas:

Personas que deben permanecer en cama por largo tiempo; personas con lesión medular (con imposibilidad de mover una parte del cuerpo); personas con amputaciones; personas que deben usar equipos para la marcha o para desplazarse (sillas de ruedas, muletas, prótesis, entre otras); personas con flacidez, que tienen muy poco tono muscular.

No se deben fortalecer con ejercicios las partes del cuerpo que no tienen buen control como consecuencia de una lesión del cerebro (parálisis cerebral o trauma en el cerebro).

Concretamente, no se deben fortalecer los músculos en personas con parálisis cuando existe espasticidad (movimientos musculares involuntarios) y no hay buen control en los movimientos porque el fortalecimiento afectará el control del movimiento.

A las personas con estas características se le deberá hacer ejercicios suaves y lentos de control de los movimientos, y no de fortalecimiento porque alterarán más el control.

 

LOS MÚSCULOS QUE DEBEN FORTALECERSE

La persona con discapacidad debe fortalecer los músculos de su cuerpo para poder desenvolverse mejor y realizar mejor las actividades de la vida diaria. Sin embargo, se debe enfatizar en los músculos que se encuentran débiles o fortalecer aquellos que van a realizar la función de alguno que haya perdido el funcionamiento.

Los músculos más importantes por su función son: los músculos que estiran la cadera, la rodilla, el pie o el brazo. Pero como se dijo arriba, su importancia depende de la discapacidad que tenga la persona.

 

PARA PERSONAS EN SILLA DE RUEDAS: CALENTAMIENTO

Al igual que con cualquier ejercicio, debes calentar antes de comenzar tus ejercicios en silla de ruedas. Esto es particularmente importante si tus músculos han estado inactivos por algún tiempo. Tu terapeuta físico puede ayudarte a estirar, o puedes estirar los brazos por sobre tu cabeza y luego estirarlos usando uno para tirar del otro, manteniéndolos cerca del cuerpo. La University of Iowa advierte que los atletas en sillas de ruedas son susceptibles a padecer de lesiones en los brazos y tendinitis, de modo que elongar es muy importante antes de comenzar le entrenamiento.

 

BANDAS DE RESISTENCIA

Las bandas de resistencia pueden ser una forma efectiva de realizar entrenamiento de fuerza en silla de ruedas. Estas son unas bandas pequeñas y flexibles y se pueden unir a tu silla para mayor facilidad, portabilidad y conveniencia. Une dos bandas de resistencia y úsalas para hacer flexiones de bíceps (bicep curls), toma las asas y eleva tu puño hasta tocar el bícep. O bien puedes cruzar los brazos hasta el hombro opuesto con la banda unida al nivel de los hombros.

 

ENTRENAMIENTO AERÓBICO

Sólo porque estés en silla de ruedas, esto no significa que no puedas elevar tu frecuencia cardíaca a través del ejercicio cardiovascular. Intenta un deporte en silla de rueda ofrecido a través de tu clínica de rehabilitación o programa de recreación municipal, puedes también preguntarle a tu terapeuta físico sobre programas y deportes disponibles. El baloncesto en silla de ruedas es popular y puede ayudarte a sudar profusamente. Correr por una pista en tu silla puede elevar tu frecuencia cardíaca y lograr un buen entrenamiento para tus brazos.

 

ENFRIAMIENTO

No te olvides del enfriamiento luego de finalizar tu rutina de ejercicios. Necesitarás estirar tus brazos una vez más, elevarlos sobre tu cabeza y trabar los dedos entrelazados. Estira tus hombros hacia atrás de manera tal que tus escápulas se acerquen entre sí, y gira las muñecas. Por último, finaliza tu entrenamiento con algo de respiración profunda y meditación.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
DeportesdiscapacidadEjerciciosLa Tribuna

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes