suscríbete al boletín diario

Deportes

Valentina Provoste: vóleibol angelino tiene talento para rato

Por estos días está en Concepción, disputando la Copa Alemania en el Centro Deportivo Alemán, del colegio representativo de dicho país.


 Por La Tribuna

06-01-2017_18-49-521-022

Parece majadero, pero siempre es bueno leer que en nuestra provincia de Bío Bío contamos con deportistas de alto nivel. Sí, y el vóleibol es una más de las disciplinas que nos brinda talentos que, en base a esfuerzo, sacrificio, constancia, logran ser hoy -incluso a corta edad- referentes de una institución deportiva.

Este es el caso de Valentina Provoste González, de 14 años, es hoy en día uno de los estandartes del voley en Los Ángeles y, claro, también para su club, Trekan.

Estudia en el colegio Padre Alberto Hurtado, y cursa el octavo año básico. Llegó a hacer deporte y a incursionar en esta disciplina porque la llevaron, ahí la motivaron.

“Me dijeron que había un club súper bueno, y eso me sirvió mucho. Yo me fui a probar, y ahí me encantó eso de jugar en equipo, de entrenar, de tener perseverancia. Yo no llegué sabiendo, yo era normal y de a poco subí. Eso me lo enseñó el vóleibol, sobre el valor de la perseverancia, no por llegar ya será buena al tiro. Había que ser constante en el entrenamiento, y eso me sirvió para estar donde estoy”, comentó.

Además, añadió que “yo me considero buena en esto, he subido mucho mi nivel, en los años y experiencias. He conocido muchas partes del país, muchas personas tan lindas, que me lo ha dado el vóleibol”.

De todos modos, sabe que para ser lo que es, no se consigue sola, y reconoce en sus entrenadores el factor necesario para estar en el alto rendimiento de hoy en día.

“Principalmente mis entrenadores, o sea yo a ellos los admiro, y jugadores que una ha conocido. Jorge Álvarez y Roberto Quintana, han sido personas que me han enseñado y me han ayudado mucho”, sostuvo.

LOS LOGROS Y DESAFÍOS

Con 14 años, y un par de ellos dedicados al vóleibol, los principales logros alcanzados por esta joven angelina son: ganar el nacional escolar 2016 a un equipo de Concepción; estar en la Liga Nacional de Menores; participar en la copa Trekan, lo que les ha permitido afiatarse como equipo, transformándose en una familia.

“Yo ojalá llegar más alto, pero mi meta es ser seleccionada de Bío Bío y poder jugar en los Juegos de La Araucanía. Quiero estudiar en la universidad, mi meta es ser profesional, y acompañada del vóleibol. Cuando sea necesario habrá que dejarlo, pero habrá que priorizar, pero si entreno, y conjugo esas dos cosas, sé que va a resultar. Eso es lo que me da más energías para seguir en el vóleibol. Puedo estar una semana entera estudiando y voy a entrenar, me libero, me encanta. Espero el día para entrenar. Sé que se puede estudiar y entrenar, son dos cosas que con disciplina y perseverancia todo se logra”, manifestó.

Siempre se ha dicho que los grandes deportistas nacen bajo el alero de una institución responsable, pero con el apoyo irrestricto de los padres, esos que en vez de poner trabas, se preocupan de guiar y prender los ‘fuegos internos’ de sus hijos.

“El apoyo de mis papás ha sido tremendo. Todo el apoyo, incondicional, que me van a ver, me apoyan, me aconsejan y me guían por el buen camino. Siempre estaré agradecida de ellas, han sido un pilar fundamental”, recalcó.

Finalmente, en términos deportivos, lo que viene para Valentina son campeonatos, específicamente la Liname (Liga Nacional de Menores), y ahora será el momento para demostrar la calidad de equipo que son. También, seguirá entrenando, para mejorar y alcanzar los objetivos trazados para este 2017.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes